Mamografías e implantes de silicona

Read this page in English


PREGUNTA: Mi esposa se sometió a una mastectomía total, sin ningún remanente de tejido mamario en la mama cancerosa. Como parte de la reconstrucción de la mama, recibió un implante de silicona. Recientemente fue a realizarse la mamografía periódica y el técnico le indicó que debería realizarse una mamografía en la mama reconstruida. Esto difiere de lo que habíamos entendido. Se negó, ya que le preocupaba provocar una ruptura del implante, pero aún tiene dudas. ¿Cree que realizarse la mamografía será ventajoso? ¿Hay peligro de ruptura del implante?

RESPUESTA: Luego de una mastectomía y posterior reconstrucción con implante, NO hay necesidad de mamografías en el seguimiento, ya que todos los tejidos remanentes que solían rodear la mama (la piel del frente, los músculos detrás) están oscurecidos por el implante. Si su esposa tuviera un alto riesgo de recurrencia local del cáncer en el área donde solía estar la mama, lo conveniente sería un diagnóstico por IRM realizado por un equipo experimentado. La resonancia magnética puede “ver” alrededor del implante. Las IRM pueden detectar tanto las recurrencias como las rupturas de un implante. La mayoría de las mujeres no se realiza ningún examen radiográfico de rutina en esta área debido que el riesgo de recurrencia local se considera mínimo.

Luego de una mastectomía con posterior reconstrucción de tejidos (por ejemplo un colgajo de TRAM), las mamografías pueden ser útiles para una mujer con alto riesgo de recurrencia local o que presenta varios tipos de bultos y protuberancias en la mama recién reconstruida que deben ser clasificados. En esos casos, la mamografía se utiliza para evaluar el tejido no mamario ubicado en el área de la mama extirpada.

Consulta con tu médico, quien conoce mejor tu situación y podrá hacer las recomendaciones apropiadas para tu atención de seguimiento.

—Dra. Marisa Weiss

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio