Obtención de resultados de estudios

Read this page in English


Antes de realizarte cualquier análisis o estudio, consulta a tu médico o enfermero sobre cuál es la política para obtener los resultados. En el caso de las mamografías u otros estudios de diagnóstico por imágenes, es posible que tu médico autorice al centro de estudios a que te entregue los resultados inmediatamente. O tal vez prefiera darte los resultados él mismo, ya sea por teléfono o personalmente durante la consulta. En el caso de análisis de sangre y tejidos, que se hacen cuando se sospecha o se ha diagnosticado cáncer de mama, es probable que obtengas los resultados directamente del médico. Esto ocurre una vez que recibe el informe (o los informes) del laboratorio o centro de estudios.

Lo más importante es que sepas cómo y cuándo puedes obtener los resultados, para no tener que esperar a que tu médico se ponga en contacto contigo. Los consultorios médicos son lugares muy ocupados y a veces depende de uno hacer algo para obtener la información que necesita.

Obtención de resultados de mamografías y otros estudios de diagnóstico por imágenes

Todos los centros de diagnóstico por imágenes tienen una política propia para la entrega de resultados, ya sean buenos o malos. Algunos te dan los resultados en el momento. Otros no revelan ningún tipo de información, sin importar cuánto insistas. Puede que obtengas los resultados de tu mamografía u otros estudios de diagnóstico por imágenes de inmediato en un centro que tenga un radiólogo que trabaje allí. En este caso, si el resultado es negativo (es decir, no se detecta ninguna anomalía), te dan la información y puedes irte a casa. Si los resultados son claramente anormales o de algún modo sospechosos, puede que recibas o no la información en el momento. Posiblemente te digan que el médico se pondrá en contacto contigo.

Lo mejor es que sea el médico que te examinó las mamas y te indicó el estudio quien te entregue los resultados de tu mamografía u otros estudios de diagnóstico. Es quien te conoce mejor. Algunos radiólogos realizan tanto la mamografía como el examen físico, de modo que pueden darte una lectura adecuada del estudio. Sin embargo, muchas mujeres quieren que el radiólogo les interprete instantáneamente sus mamografías o estudios de diagnóstico por imágenes. No quieren esperar a que evalúen sus exploraciones físicas. Pero puede ser muy incómodo para un médico darle información nueva al paciente de otro médico, en especial si se trata de malas noticias.

En cualquier caso, piensa bien qué necesitas para sentirte más cómodo durante el proceso de estudios y análisis. Los siguientes consejos tal vez puedan ayudarte:

  • Elige un centro que tenga una política conveniente para ti. Si eres la clase de persona que debe obtener resultados rápidamente para evitar la ansiedad, elige un centro de alta calidad que se acomode a tus necesidades. A menos que el centro tenga una política específica que diga lo contrario, en general es posible que accedan a tu pedido, siempre que haya un radiólogo en el lugar que pueda leer tu mamografía o estudio de diagnóstico por imágenes.
  • Si prefieres discutir los resultados con tu médico, haz las gestiones necesarias con anticipación. Puede que quieras obtener los resultados de tu mamografía o estudio de diagnóstico por imágenes directamente del médico. Una vez que hayan programado el estudio, debes acordar una consulta con el médico para discutir los resultados. Una consulta telefónica suele ser suficiente si te han hecho una mamografía de revisión de rutina. Una visita al consultorio puede ser más apropiada si el estudio se realizó por otras razones, por ejemplo, una sospecha de cáncer.
  • Deja en claro que quieres conocer los resultados incluso si todo ha salido bien. Es posible que tu médico no logre contactarse contigo inmediatamente. A veces puede llevarle mucho tiempo comunicarse con el radiólogo que informó el estudio. En muchos centros se procura que el radiólogo que informa el resultado se lo transmita directamente al médico que remitió al paciente para evitar cualquier desfase o pérdida de información. Si llamas para pedir los resultados, puede que tu médico no esté disponible y los resultados se queden allí esperando. Si tu mamografía no muestra nada anormal, es posible que tu médico agregue el informe directamente en tu historia clínica sin llamarte. Probablemente dé por sentado que tú solo quieres que te llamen si se detectó algo anormal.
    No pienses que “si no hay noticias, son buenas noticias”. Déjale en claro a tu médico que quieres saber los resultados, sean buenos o malos. Por eso una muy buena idea es acordar una cita con anticipación para discutir los resultados, tal como se menciona más arriba. En algunos estados de EE.UU. actualmente se exige que los informes de mamografías se envíen al domicilio del paciente.
  • Haz preguntas. Independientemente de quién haya indicado la mamografía o estudio, quién la lleve a cabo y quién la lea, si te piden que vuelvas para realizarte algunas tomas adicionales, debes solicitar algún tipo de observación inmediata al respecto. La necesidad de tomas adicionales suele significar que parte de la imagen no se ve claramente, no necesariamente que se detectó una zona posiblemente afectada. Pide hablar con el radiólogo encargado de leer las imágenes. No es bueno irse a casa confundido o ansioso.
    Sea cual sea el estudio que te hagas, asegúrate de que todos los médicos y enfermeros que te atienden reciban una copia del informe. Al registrarte para el estudio, pídele al recepcionista que les envíe a todos ellos una copia. Incluso puedes ir preparado con una lista de los médicos y enfermeros para entregarle al recepcionista. Pregúntale si puedes recibir una copia del informe y, si quieres, copias de las radiografías o las imágenes digitales en un disco compacto (CD). Las imágenes pueden ser de gran ayuda si quieres tener una segunda opinión sobre un resultado que parece indicar una anomalía.

Obtención de resultados de pruebas patológicas y análisis de sangre

Si tu médico considera que puedes tener cáncer de mama, seguramente te indicará hacerte estudios sobre el tejido que fue extraído en la biopsia. Estos estudios del tejido no solo indican la presencia o ausencia de cáncer, sino que también ofrecen información adicional sobre el tumor y las posibles opciones de tratamiento. Los resultados se plasman en lo que se conoce como informe patológico. Muchas personas reciben un informe inicial después de la biopsia y un informe más detallado después de la cirugía de extracción del tumor, pero también es posible que recibas una serie de informes a medida que se realizan las pruebas. Una vez que se ha diagnosticado el cáncer, los médicos suelen indicar análisis de sangre para evaluar el efecto de los tratamientos sobre el cáncer y sobre tu estado de salud general.

Los siguientes consejos tal vez puedan ayudarte a obtener los resultados de tus estudios:

  • Deja pasar un tiempo. No todos los resultados pueden entregarse inmediatamente. En el caso del informe patológico, por ejemplo, el patólogo (médico que se especializa en el diagnóstico de enfermedades por medio del análisis de tejidos) necesita tiempo para preparar y analizar el tejido. A menudo, la información obtenida en un estudio resulta limitada si no se tiene un conocimiento completo de la historia clínica y los exámenes físicos del paciente. Tu médico tal vez quiera discutir esta información y los resultados de los estudios con otros médicos para lograr una interpretación correcta. Esto lleva tiempo. Bien sea que sientas angustia o no, generalmente no se puede evitar la espera. Deja pasar una semana para la mayoría de los estudios.
    Algunos médicos tienen una política firme que exige que todos los pacientes retiren sus resultados, sean buenos o malos. En este sentido, la frase “pase por el consultorio” es parte de la rutina, no una señal de malas noticias. Pero si quieres obtener los resultados lo antes posible y tu médico está muy ocupado para recibirte personalmente, puedes optar por recibir los resultados por teléfono, ya sean buenas o malas noticias. Decídete con anticipación y establece un plan que satisfaga tus necesidades.
  • Avísale a tu médico quién, qué, cuándo, dónde y cómo. Para acelerar el proceso, ponte en contacto con tu médico cuando hayas finalizado un estudio. Déjale un mensaje que especifique exactamente la razón de tu llamada. Infórmale qué estudio te hicieron, cuándo te lo hicieron, dónde te lo hicieron y dónde estarás, y dale tus números telefónicos, y una fecha y hora en la que pueda llamarte. Así, el médico puede comunicarse contigo para darte la información que quieres apenas esté disponible. Tal vez quieras especificar también el tipo de información que pueden transmitirte a través de un tercero, por ejemplo, si no puedes tomar la llamada y otro lo hace por ti. O, en el caso de que no estés en casa, especifica qué información pueden dejarte en el contestador automático o correo de voz.
  • Pide una consulta telefónica. Concertar una consulta telefónica con tu médico puede ahorrarte mucho estrés y tiempo en el teléfono. Acuerda un horario específico o solicita un rango horario, por ejemplo, entre la una y las tres de la tarde. Acuerda de antemano que si no recibes la llamada del médico antes de las tres, volverás a llamar. De esa forma no tienes que sentarte a esperar y puedes programar que haya alguien en la casa cuando recibas la llamada, por si acaso. Generalmente, los resultados de estudios pueden comunicarse y discutirse fácilmente por teléfono. Aun si los resultados son complejos y tal vez sean malas noticias, puedes comenzar a diagramar un plan de acción y concertar una consulta personal con tu médico para hablar más detenidamente.
  • Deja en claro que quieres conocer los resultados incluso si todo ha salido bien. Tal como sucede con los resultados de estudios de diagnóstico por imágenes, es posible que tu médico no logre contactarse contigo inmediatamente. Puede que no haya podido comunicarse con el laboratorio que realizó el análisis patológico o de sangre. Déjale en claro a tu médico que quieres obtener los resultados, sean buenos o malos. Recuerda: no pienses que “si no hay noticias, son buenas noticias”.
  • Mantén un registro. Asegúrate de que por cada estudio que te hagas, los resultados (sean positivos o negativos) lleguen al médico que debe trabajar con base en esos resultados. Muy de vez en cuando, los resultados de los estudios se pierden y nadie lo nota. De modo que es una buena idea que lleves un seguimiento de ellos. Consulta la página Cómo realizar un seguimiento de los registros para leer algunos consejos sobre cómo hacerlo.

tag

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio