Análisis para detectar el cáncer de mama: detección, diagnóstico y control

Read this page in English


Bien sea que nunca te hayan diagnosticado cáncer de mama y desees aumentar las probabilidades de detección temprana, o que te lo hayan diagnosticaron recientemente, o que te encuentres en medio del tratamiento y seguimiento, ya sabes que el cáncer de mama y los análisis médicos van de la mano.

La mayoría de los análisis relacionados con el cáncer de mama se clasifican en una o más de las siguientes categorías:

  • Análisis para detección: los análisis para detección (como la mamografía anual) se indican regularmente a las personas de apariencia saludable y sin indicios de padecer cáncer de mama. El objetivo es detectar el cáncer de mama en su etapa más temprana, antes de que se desarrolle cualquier síntoma, cuando la enfermedad es más fácil de tratar.
  • Pruebas diagnósticas: las pruebas diagnósticas (como las biopsias) se indican en personas con sospecha de cáncer de mama, tanto por los síntomas que experimentan o por el resultado de un análisis de detección. Estos análisis se utilizan para determinar si existe cáncer de mama y, en caso de que exista, para determinar si se extendió más allá de la mama. Las pruebas diagnósticas también se utilizan para reunir más información sobre el cáncer con el fin de orientar las decisiones relativas al tratamiento.
  • Pruebas de control: una vez que se diagnostica el cáncer de mama, se realizan numerosos análisis durante y después del tratamiento para controlar la eficacia de las terapias. Estas pruebas de control se pueden usar además para verificar si existen indicios de recurrencia.

En las siguientes páginas puedes leer más acerca de los diferentes análisis que pueden realizarte en distintos momentos del proceso de detección, diagnóstico y tratamiento. Los análisis se presentan en orden alfabético.

tag

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio