Exploración física de la mama

Read this page in English


Una exploración física de la mama es una cuidadosa exploración manual de las mamas que realiza un médico u otro profesional de la salud. Este examen puede ayudar a descubrir bultos que hayan pasado desapercibidos en las autoexploraciones de las mujeres.

Si bien es cierto que la mayoría de los bultos son descubiertos por las mismas mujeres, puede que la anomalía en una mama sea muy difícil de palpar, entonces solo alguien con experiencia podría reconocerlo. Bultos, engrosamientos, asimetrías (diferencias de apariencia entre una mama y la otra); cambios en la mama que puedes ignorar o pensar que son “normales” pueden ser detectados por un profesional de la salud que examina mamas habitualmente. Alrededor del 20 % de las veces, los casos de cáncer de mama son descubiertos únicamente en la exploración física y no aparecen en una mamografía.

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que las mujeres de entre 20 y 40 años se sometan a una exploración física mamas como parte de su examen de salud periódico (habitual) realizado por un profesional de la salud, preferentemente cada tres años. A partir de los 40 años, las mujeres se deben someter a un examen de mamas realizado por un profesional de la salud todos los años.

Durante y después del tratamiento

Si estás recibiendo tratamiento para el cáncer de mama, es probable que tu médico te recomiende que te sometas a un examen físico de mama cada 3 o 4 meses. Los exámenes físicos programados periódicamente continuarán luego de finalizar el tratamiento, y su frecuencia disminuirá gradualmente hasta ser de una vez al año. Decide conjuntamente con tu médico qué es lo más conveniente en tu situación.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio