Radiografías de tórax

Read this page in English


Antes de comenzar el tratamiento para un cáncer de mama invasivo, es probable que te realicen una radiografía de tórax para ver si el cáncer se ha propagado hacia los pulmones. El estudio también sirve para evaluar el estado del corazón y los pulmones antes de que recibas anestesia general o quimioterapia.

Durante el tratamiento para el cáncer de mama, las radiografías de tórax se utilizan en las siguientes situaciones:

  • Si una persona padece un cáncer de mama avanzado que se ha propagado hacia los pulmones, la radiografía de tórax se usa para ver cómo responde la enfermedad al tratamiento.
  • Cuando una persona tiene fiebre durante la quimioterapia, las radiografías de tórax se usan para descartar una neumonía.
  • Si una persona tiene dificultad para respirar en los primeros meses después de la terapia de radiación, con o sin tos, el médico puede indicarle una radiografía de tórax para ver si la radiación ha inflamado los pulmones.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio