Termografía

Read this page in English


La termografía, también conocida como imagen térmica, se vale de una cámara especial para medir la temperatura de la piel en la superficie mamaria. Se trata de una prueba no invasiva que no utiliza radiación.

La termografía se fundamenta en dos ideas:

  • Como las células cancerosas se multiplican y crecen muy velozmente, en un tumor canceroso aumentan el flujo sanguíneo y el metabolismo.
  • Al aumentar el flujo sanguíneo y el metabolismo, se eleva la temperatura de la piel.

Aunque hace varias décadas que se dispone de la termografía, ningún estudio ha demostrado su eficacia como herramienta de detección temprana del cáncer, momento en que el cáncer es más tratable. La Sociedad Americana del Cáncer no recomienda la termografía como reemplazo de las mamografías. Es posible usar la termografía para complementar la información de una mamografía y ayudar a identificar los casos de cáncer próximos a la piel. De todos modos, la termografía no puede detectar los tumores más profundos de la mama ni tumores pequeños.

Actualmente, los investigadores desarrollan y prueban nuevas versiones de la termografía que quizá un día mejoren la exactitud y utilidad de la prueba.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio