Tomografías axiales computarizadas (TC o TAC)

Read this page in English


La tomografía computarizada (también conocida como tomografía axial computarizada, TC o TAC) es una técnica radiográfica que permite obtener información sobre los órganos internos del cuerpo en cuadros bidimensionales o secciones transversales. En una tomografía computarizada, te acuestas sobre una camilla móvil que pasa por una máquina con forma de rosquilla, la cual toma radiografías del cuerpo desde varios ángulos diferentes. Una computadora se encarga de unificar estas radiografías y crear imágenes detalladas del interior del cuerpo. Antes del análisis, es necesario que te inyecten una solución de contraste (tinte) en el brazo a través de una vía endovenosa. Debido a que el tinte puede afectar los riñones, el médico puede realizarte un análisis de las funciones renales antes de suministrarte la solución de contraste.

En la actualidad, las tomografías computarizadas no suelen utilizarse para estudiar las mamas. Si te han diagnosticado un cáncer de mama de gran tamaño, tu médico puede indicarte una tomografía computarizada para evaluar si el cáncer se ha desplazado hacia la pared torácica. Esto permite determinar si el cáncer puede ser extirpado mediante una mastectomía o no.

Tu médico también puede indicarte una tomografía computarizada para examinar otras partes del cuerpo donde puede propagarse el cáncer de mama, por ejemplo, los ganglios linfáticos, los pulmones, el hígado, el cerebro y la columna vertebral. Generalmente, las tomografías computarizadas no son necesarias si la enfermedad está en un estadio temprano. Sin embargo, si tus síntomas u otros indicios indican que el cáncer podría encontrarse en una etapa más avanzada, quizás debas realizarte tomografías computarizadas en la cabeza, el tórax o el abdomen. En el caso de detectarse un cáncer de mama avanzado, tu médico puede indicarte más tomografías computarizadas durante el tratamiento para ver si el cáncer responde o no. Luego del tratamiento, las tomografías computarizadas pueden utilizarse si existe algún indicio de que el cáncer de mama se ha propagado o desarrollado otra vez fuera de la mama.

Algunos investigadores buscan determinar si las tomografías computarizadas de mama pueden ofrecer una mejor herramienta de detección que las mamografías tradicionales. Durante una TC de mama, te acuestas boca abajo en una camilla mientras el escáner del tomógrafo gira alrededor de la mama. La dosis total de radiación es la misma que en una mamografía convencional. No obstante, las investigaciones sobre TC de mama se encuentran en sus etapas iniciales.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio