Tomosíntesis digital

Read this page in English


La tomosíntesis digital genera una imagen tridimensional de la mama por medio de rayos X. En la actualidad, este método se utiliza únicamente para fines de investigación.

La tomosíntesis digital de mama difiere de la mamografía tradicional de la misma forma que una tomografía computarizada de tórax difiere de una radiografía tradicional de tórax. Piensa en la diferencia que existe entre una pelota y un círculo. La pelota es tridimensional y el círculo es plano.

En una mamografía generalmente se toman dos radiografías de cada mama desde ángulos diferentes: de arriba hacia abajo y de lado a lado. Para ello, es necesario alejar la mama del cuerpo, comprimirla y sujetarla entre dos placas de vidrio para garantizar una total visualización de la mama. En la mamografía convencional se registran las imágenes en una película fotográfica, y en la mamografía digital se almacenan las imágenes en una computadora. Estas imágenes son interpretadas más tarde por un radiólogo. El cáncer de mama, que es más denso que la mayor parte del tejido mamario sano cercano, aparece como zonas blancas irregulares (a veces llamadas sombras).

Las mamografías son muy buenas, pero presentan ciertas limitaciones importantes:

  • La compresión de la mama que se hace durante una mamografía puede resultar incómoda. Algunas mujeres lo odian, y es posible que no quieran hacerse el estudio por esa razón.
  • La compresión también genera una superposición del tejido mamario. De modo que un cáncer de mama puede ocultarse en el tejido superpuesto y no aparecer en la mamografía.
  • En las mamografías se toma una única imagen de toda la mama en dos direcciones: de arriba hacia abajo y de lado a lado. Es como estar en el borde de un bosque y buscar un pájaro que se encuentra allí dentro, en alguna parte. Para encontrar el pájaro, sería mejor avanzar 10 pasos a la vez, y mirar lo que nos rodea en cada movimiento.

La tomosíntesis digital es un nuevo tipo de análisis que intenta superar estos tres obstáculos. Lo que se hace es tomar varias radiografías de cada mama desde diferentes ángulos. La mama se ubica de la misma forma que en una mamografía convencional, pero solo se le aplica un poco de presión, lo suficiente como para mantenerla firme durante el procedimiento. El tubo de rayos X se desplaza a través de un arco alrededor de la mama y toma 11 imágenes en un lapso de 7 segundos. Luego, la información se envía a una computadora, donde se reconstruye para generar imágenes tridimensionales de alta definición de toda la mama.

Los resultados preliminares de la tomosíntesis digital son prometedores. Los investigadores consideran que esta nueva técnica de diagnóstico por imágenes facilitará la detección del cáncer de mama en tejidos mamarios densos y hará que la revisión mamaria sea más cómoda.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio