Etapas del miedo tras el diagnóstico

Read this page in English


La mayoría de las personas atraviesan varias etapas de miedo cuando reciben su primer diagnóstico. Las etapas, y el orden en que suceden, son muy similares en la mayoría de las personas:

  • No puedes creer lo que te han dicho y lo niegas por completo.
  • Te enfadas con el médico que te dio la noticia y con cualquier persona que te lea el resultado, por ejemplo, un técnico del laboratorio o un enfermero.
  • Apelas a una fuerza mayor y te preguntas una y otra vez: "¿Por qué me tuvo que pasar a mí?" o "¿Qué hice para merecer esto?".
  • Te resignas, como si no hubiese nada que puedas hacer para salir adelante.
  • Aceptas la verdad, dura como es, y decides luchar con todas tus fuerzas.

Una gran parte del miedo al diagnóstico de esta enfermedad está relacionada con la incertidumbre y la sensación de que has perdido el control sobre tu vida, el acabar en un viaje con rumbo desconocido que no quieres hacer. Es difícil imaginarse que algo bueno puede ocurrir durante este viaje tan particular.

Pero no tiene que ser así necesariamente. Si bien nadie desea que le diagnostiquen cáncer de mama, muchas personas en tratamiento o que han finalizado su tratamiento dicen que la experiencia los ha fortalecido y acercado a sus familiares y amigos, y que les ha enseñado mucho sobre ellos mismos. Recibir un diagnóstico así nunca es fácil, pero una vez que empiezas a buscar los mejores médicos, la mejor información y el mejor apoyo de aquellos que te quieren, estás en buenas manos.

Experiencia personal

"Mi madre murió de cáncer de mama cuando yo tenía cinco años. Cada vez que veía que mis amigas o parientes recibían ese diagnóstico, solía pensar 'Por Dios, podría ser yo'. Esto siempre me está dando vueltas en la cabeza. Es algo que me preocupa todo el tiempo. Llegué a un punto en que casi hasta tenía temor de hablar de ello".

Eileen

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio