Investigaciones sobre nuevos tratamientos contra el cáncer de mama triple negativo

Read this page in English


Actualmente, los investigadores intentan descubrir los mejores enfoques para el tratamiento contra el cáncer de mama triple negativo. En algunos estudios clínicos se compara la eficacia de distintas medicaciones para quimioterapia (las más antiguas y las más recientes) utilizadas en diferentes combinaciones para el tratamiento contra el cáncer de mama triple negativo.

Otros estudios clínicos intentan determinar si algunas terapias dirigidas son eficaces contra el cáncer de mama triple negativo. A diferencia de las terapias tradicionales como la quimioterapia y la radiación, que no pueden distinguir entre células sanas de multiplicación rápida y células cancerígenas, las terapias dirigidas funcionan "suspendiendo" los procesos específicos que las células cancerígenas utilizan para crecer y avanzar. Sabemos que atacar los receptores de estrógeno y progesterona y el HER2 no sirve en el caso del cáncer de mama triple negativo. Puede que los tratamientos que atacan otros procesos sean útiles en el futuro, pero esta investigación recién se halla en una etapa temprana.

  • Inhibidores de la poli (ADP-ribosa) polimerasa (PARP): la enzima poli (ADP-ribosa) polimerasa (PARP) repara el daño del ADN en las células, incluido el daño de ADN provocado por los medicamentos de quimioterapia. Para desarrollar los inhibidores de la PARP, los científicos se basaron en la idea de que una medicación que bloquea o inhibe la enzima PARP podría dificultar que las células cancerígenas reparen ADN dañado, lo que podría aumentar la eficacia de la quimioterapia. Un reciente estudio reducido (en inglés) en mujeres con cáncer de mama triple negativo avanzado descubrió que aquellas que recibieron un inhibidor de la PARP llamado iniparib junto con la quimioterapia tuvieron una supervivencia más prolongada que quienes solo recibieron quimioterapia. Otros estudios pequeños y preliminares (en inglés) mostraron algunos resultados positivos en el uso de otro inhibidor de la PARP, olaparib, en combinación con quimioterapia en casos de cáncer de mama triple negativo.
  • Inhibidores del FCEV (factor de crecimiento endotelial vascular): con el fin de conseguir el oxígeno y los nutrientes necesarios para crecer y propagarse, los tumores fabrican nuevos vasos sanguíneos mediante un proceso denominado angiogénesis. Avastin (nombre genérico: bevacizumab) es un medicamento que interfiere con la actividad de la proteína FCEV, la cual estimula este proceso. Avastin se une a la proteína FCEV e impide que esta interactúe con los receptores ubicados en los vasos sanguíneos. Al bloquear esta interacción, Avastin impide que la FCEV estimule la angiogénesis. Otro tratamiento que funciona de modo similar es Sutent (nombre genérico: sutinib).
  • Terapias dirigidas al RFCE (receptor del factor de crecimiento epidérmico): otros tratamientos atacan una proteína llamada receptor del factor de crecimiento epidérmico o RFCE. Gran cantidad de células de cáncer de mama triple negativo "sobreexpresan" la RFCE, lo que quiere decir que poseen demasiados RFCE. Estos receptores reciben señales que estimulan el crecimiento del cáncer. Erbitux (nombre genérico: cetuximab) es un medicamento que se une a la RFCE. Cuando esto ocurre, las señales de crecimiento no se pueden unir a la proteína RFCE ubicada sobre la célula de cáncer, de modo que no pueden estimular el crecimiento de las células.

Los estudios clínicos que utilizan estas y otras terapias podrían ser clave para el desarrollo de un tratamiento más eficaz para el cáncer de mama triple negativo. Habla con tu médico si tienes interés en participar en un estudio clínico.


Pathology Report ThumbnailTu Guía para el informe patológico del cáncer de mama es una libreta de referencia que puedes completar con tu médico o enfermero para realizar un seguimiento de los resultados de tu informe patológico. Descarga el PDF de la libreta para imprimirla en tu casa.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio