Diez datos importantes sobre las mamografías

Las mamografías pueden salvarte la vida. La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % a 30 % o más. Las mujeres deberían comenzar a hacerse mamografías a partir de los 40 años de edad, o antes si consideran que están en alto riesgo.

No tengas miedo. La mamografía es un procedimiento rápido (alrededor de 20 minutos), y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres. El procedimiento es seguro: solo existe una diminuta cantidad de exposición a la radiación en una mamografía. Para calmar la ansiedad de esperar los resultados, concurre a un centro donde te los entreguen antes de retirarte.

Consigue la mejor calidad posible. Si tienes mamas densas o menos de 50 años, intenta hacerte una mamografía digital. La mamografía digital se graba en una computadora para que los médicos puedan agrandar algunas secciones y observarlas con mayor detenimiento.

Trae los resultados o la copia de tu última mamografía. Si ya has asistido antes al mismo centro, asegúrate de que tus últimos resultados estén disponibles para la persona que vaya a leer los nuevos.

Sé leal. Cuando encuentres un centro en el que tengas confianza, trata de concurrir allí todos los años, para que tus mamografías puedan compararse de un año al otro.

Pregunta si tu centro tiene DAC (detección asistida por computadora), una herramienta que ayuda al radiólogo a encontrar zonas de interés que puedan necesitar atención.

No te pongas desodorante ni perfume cuando vayas a hacerte una mamografía ya que estos pueden aparecer en la imagen e interferir con los resultados del examen.

La mamografía es nuestra herramienta más poderosa para detectar cáncer de mama. Sin embargo, las mamografías aún pueden pasar por alto el 20 % de los casos de cáncer de mama que simplemente no son visibles mediante esta técnica. Se pueden y deben usar otros estudios importantes como herramientas complementarias (tales como la autoexploración o exámenes clínicos de mamas y ecografías o IRM), pero nada reemplaza la mamografía.

Un resultado inusual que requiere otros análisis no siempre significa que tienes cáncer de mama. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, alrededor de un 10 % de las mujeres (1 de 10) que se hace una mamografía necesitan más análisis. Solo entre un 8 % y un 10 % de estas mujeres necesitarán una biopsia, y alrededor de un 80 % de estas biopsias no resultan ser cáncer.

La recomendación es que las mujeres se hagan una mamografía una vez por año, a partir de los 40 años de edad. Si tienes alto riesgo de cáncer de mama por antecedentes familiares de cáncer de mama u ovario, o has recibido un tratamiento con radiación en el pecho anteriormente, es recomendable que comiences a hacerte las mamografías anuales a una edad más temprana (por lo general alrededor de los 30 años). Habla sobre tu plan personalizado de detección con tu proveedor de atención médica. Obtén más información sobre las mamografías.


Read this page in English

Volver al inicio