Tratamientos sistémicos para el carcinoma ductal invasivo (CDI): quimioterapia, hormonoterapia, terapias dirigidas

Read this page in English


A diferencia de los tratamientos localizados, que se concentran en las áreas donde se encontró el carcinoma ductal invasivo, los tratamientos sistémicos abarcan todo el cuerpo. Se utilizan tratamientos como la quimioterapia, la hormonoterapia y las terapias dirigidas para destruir las células cancerosas que pueden haber dejado el tumor original y para disminuir el riesgo de recurrencia del carcinoma ductal invasivo.

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos contra el cáncer en forma de comprimidos o directamente a través de una vena. Con frecuencia, se administran dos o más medicamentos quimioterapéuticos en combinación. Los medicamentos se distribuyen a todas las partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. Si bien la quimioterapia destruye las células cancerosas, también puede dañar algunas células sanas, por lo que puedes experimentar efectos secundarios.

Si un carcinoma ductal invasivo tiene más de 1 centímetro de diámetro o se ha propagado a los ganglios linfáticos, generalmente se recomienda la quimioterapia o, al menos, se la tiene en cuenta como una posible opción. Cuando la quimioterapia se administra después de una cirugía, se denomina terapia adyuvante. En casos en que el tamaño del tumor es grande o que las células cancerosas se han desplazado a varios ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo, puede administrarse la quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del cáncer. Este abordaje se denomina terapia neoadyuvante. En todo caso, la quimioterapia se administra en ciclos, generalmente en uno o más días de tratamiento, seguidos de un período de reposo. El cronograma exacto puede variar según el medicamento o los medicamentos que se administren. Un tratamiento completo de quimioterapia generalmente lleva de 3 a 6 meses.

Algunos ejemplos de las diversas quimioterapias que pueden usarse para tratar el carcinoma ductal invasivo son:

  • Adriamycin (nombre genérico: doxorrubicina)
  • Ellence (nombre genérico: epirrubicina)
  • Cytoxan (nombre genérico: ciclofosfamida)
  • Taxotere (nombre genérico: docetaxel)
  • Taxol (nombre genérico: paclitaxel)
  • Xeloda (nombre genérico: capecitabina)
  • Ixempra (nombre genérico: ixabepilona)
  • metotrexato
  • fluorouracilo (también conocido como 5-fluorouracilo o 5-FU)

Junto con el médico, puedes determinar qué tipo de quimioterapia se adapta mejor a tu situación. Esto puede depender de las características del cáncer y de otras afecciones que puedas tener. Por ejemplo, si tienes antecedentes de enfermedades cardíacas o factores de riesgos relacionados con el corazón, tú y tu médico querrán evitar los medicamentos que puedan afectar el corazón. La decisión que tomes también dependerá de si el tumor presenta receptores HER2 positivos o no. Algunas quimioterapias, como Taxol y Cytoxan, se utilizan con más frecuencia con Herceptin para el tratamiento de cáncer de mama HER2 positivo.

Análisis para determinar la necesidad de quimioterapia

Si tienes un carcinoma ductal invasivo pequeño en estadio temprano que no se diseminó a los ganglios linfáticos y te someterás a hormonoterapia (ver más adelante), quizás te preguntes si la quimioterapia también es realmente necesaria. Junto con el médico, puedes analizar si la quimioterapia es la opción correcta para tu caso. Es posible que incluso reúnas los requisitos para hacerte uno de dos análisis, denominados Oncotype DX y MammaPrint, que se usan actualmente para predecir el riesgo de recurrencia del cáncer. Ambos análisis, llamados pruebas genómicas, analizan ciertos genes del tumor para evaluar el riesgo de recurrencia. Un resultado de “riesgo elevado” generalmente se considera un buen motivo para pasar a la quimioterapia.

  • La prueba Oncotype DX, más común que MammaPrint en los Estados Unidos, permite analizar una muestra del tumor para identificar los patrones de actividad de 21 genes. La prueba califica la probabilidad de recurrencia a 10 años en una escala del 0 al 100. Una calificación de 17 o menos se considera riesgo de recurrencia bajo, mientras que 31 o más indica un riesgo más alto. También puede ayudar a algunas personas a decidir si desean o no continuar con la quimioterapia. Un resultado de 18 a 30 se considera riesgo intermedio, por lo que los pacientes incluidos en este grupo deben, junto con el médico, decidir si desean continuar con el tratamiento quimioterapéutico. La prueba Oncotype DX se puede llevar a cabo en una muestra de tejido preservado que se haya extirpado de la mama durante la biopsia o la cirugía iniciales.
  • La prueba MammaPrint, un análisis de desarrollo y uso frecuente en Europa, permite analizar la actividad de 70 genes en una muestra de material genético denominado ARN, que se extrae del tejido tumoral. Esta prueba genera un perfil que arroja el riesgo de recurrencia como bajo, medio o elevado, a 5 y 10 años. A diferencia de la prueba Oncotype DX, en el análisis Mammaprint se requiere un procesamiento especial del tejido en el momento de la cirugía.

En la actualidad, se están llevando a cabo estudios clínicos de las pruebas genómicas Oncotype DX y MammaPrint. Por ejemplo, un estudio clínico a cargo del Instituto Nacional del Cáncer, denominado TAILORx (siglas en inglés de “Estudio que Asigna Opciones Personalizadas de Tratamiento”) se propone inscribir a más de 10.000 mujeres en los Estados Unidos y Canadá. El estudio está diseñado para determinar si las mujeres que revelan un puntaje de 11 a 25 en la prueba genómica Oncotype DX, es decir, que presentan un riesgo de recurrencia bajo a intermedio, se beneficiarían con un tratamiento quimioterapéutico combinado con un tipo de hormonoterapia.

Consulta al médico si consideras que podrías reunir los requisitos para la prueba Oncotype DX y si crees que podría ayudarte a tomar una decisión. Aunque esta prueba es costosa y el seguro médico no siempre la cubre en sus planes de salud, puedes obtener la cobertura necesaria en algunos casos. Visita la página Oncotype DX para obtener más información.

Hormonoterapia

Si el análisis del cáncer dio positivo para la detección de receptores de hormonas, probablemente el médico recomiende una hormonoterapia. En algunos casos de carcinoma ductal invasivo avanzado, puede administrarse hormonoterapia antes de la cirugía para ayudar a reducir los tumores. Sin embargo, la hormonoterapia se inicia generalmente después de otros tratamientos, como la quimioterapia o la terapia de radiación, a menos que estos no sean necesarios.

Los receptores de hormonas son proteínas específicas localizadas en la superficie de ciertas células del cuerpo, incluidas las células mamarias. Estas proteínas receptoras funcionan como los “ojos” y los “oídos” de las células, puesto que reciben los mensajes de las hormonas que circulan por el torrente sanguíneo y les indican qué hacer. Es decir, los receptores actúan como un interruptor que activa o desactiva una función particular de la célula. Si la sustancia adecuada se acopla al receptor, como una llave que encaja en una cerradura, el interruptor se activa e inicia una función específica de la célula.

Cuando las células mamarias presentan receptores de hormonas, el estrógeno o la progesterona pueden unirse a estos receptores e indicarles a las células que deben crecer y dividirse. Varias células del cáncer de mama tienen una cantidad elevada de receptores de estrógeno, de progesterona o de ambas hormonas. Esto significa que cuando están presentes estas hormonas, las células reciben un potente mensaje para seguir creciendo y dividiéndose, y esto crea más cáncer. Si se eliminan las hormonas o se las bloquea, las células cancerosas pierden el estimulante que las hace crecer y tienen menores probabilidades de sobrevivir.

La hormonoterapia, también denominada tratamiento antiestrógeno, reduce la concentración de estrógeno en el cuerpo o impide que las células del tumor se reproduzcan, bloqueando las señales enviadas por esta hormona. Junto con el médico, puedes decidir qué tipo de hormonoterapia se adapta mejor a tu caso. Hay dos tipos de hormonoterapia de uso frecuente:

  • Moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (MSRE): el MSRE más conocido es el tamoxifeno. El tamoxifeno actúa como el estrógeno y se une a los receptores de las células del tumor, por lo que reemplaza al estrógeno verdadero. En consecuencia, las células no pueden recibir la señal que les permite multiplicarse. Entre otros ejemplos de MSRE, se incluyen Evista (nombre genérico: raloxifeno) y Fareston (nombre genérico: toremifeno). Generalmente, el tamoxifeno se recomienda en mujeres que todavía no han pasado la menopausia, pero también se puede administrar después de este período.
  • Inhibidores de la aromatasa: estos medicamentos —que incluyen Arimidex (nombre genérico: anastrozol), Aromasin (nombre genérico: exemestano) y Femara (nombre genérico: letrozol)— reducen la concentración del estrógeno que produce el cuerpo de una mujer después de la menopausia. Las principales fuentes de producción de hormonas en este grupo de mujeres son las glándulas suprarrenales y el tejido graso, en lugar de los ovarios.

Otros tipos de hormonoterapia incluyen:

  • Antagonistas del receptor de estrógeno (ARE): los ARE destruyen los receptores de estrógeno en las células, y esto impide que el estrógeno transmita el mensaje. Faslodex (nombre genérico: fulvestrant) es un ARE autorizado para su administración en mujeres postmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama en estadio avanzado.
  • Extirpación de ovario o supresión de la función ovárica: los ovarios son la fuente principal de estrógenos antes de la menopausia. La supresión transitoria o incluso permanente de los ovarios (durante un período determinado) puede reducir la concentración de estrógeno en el cuerpo. Entre los tratamientos, se incluyen:
    • Medicamentos como Zoladex (nombre genérico: goserelina) y Lupron (nombre genérico: leurpolida), administrado por inyección una vez al mes durante varios meses para impedir que los ovarios produzcan estrógeno.
    • Cirugía de extirpación de los ovarios, denominada ovariectomía.

Terapias dirigidas al HER2

Si un carcinoma ductal invasivo es HER2 positivo, sus células producen demasiada cantidad de una proteína conocida como HER2, que también tienen demasiados receptores de HER2 en la superficie de la célula. Cuando hay muchos receptores, las células del cáncer de mama reciben una gran cantidad de señales de crecimiento y comienzan a multiplicarse muy rápidamente, además de aumentar su tamaño. Una forma de desacelerar o de interrumpir el crecimiento de las células cancerosas es bloquear los receptores localizados en la superficie celular, de modo que no puedan recibir tantas señales de crecimiento. Exactamente así funciona el medicamento Herceptin (nombre genérico: trastuzumab).

Herceptin actúa en la superficie de la célula cancerosa para bloquear las señales químicas que estimulan el crecimiento celular incontrolado. Puede utilizarse Herceptin para tratar 1 de cada 4 tipos de cáncer de mama que son HER2 positivos. Generalmente, el medicamento se administra por vía endovenosa (a través de una aguja que se inserta en una vena) una vez por semana durante 52 semanas después de la cirugía. En algunos casos de carcinoma ductal invasivo avanzado, puede administrarse Herceptin antes de la cirugía para ayudar a reducir los tumores. Herceptin puede causar daños al corazón, de modo que puede no ser recomendable para personas con ciertas afecciones médicas o riesgos relacionados con problemas del corazón. El medicamento Herceptin generalmente tampoco se puede administrar junto con otros quimioterapéuticos en todas las ocasiones, puesto que puede causar trastornos cardíacos.

Tykerb (nombre genérico: lapatinib) es una forma más reciente del tratamiento antiHER2 que actúa en el interior de la célula en lugar de hacerlo en la superficie celular, como Herceptin. En el interior de una célula cancerosa con receptores HER2 positivos, estos receptores usan las señales que envían las proteínas, denominadas cinasas, para estimular el crecimiento y la división anormales de la célula. Las cinasas controlan la energía disponible para que las células crezcan y se multipliquen. Las células del cáncer de mama que presentan una sobreexpresión del HER2 pueden manifestar una actividad excesiva de las cinasas, por lo que las células cancerosas crecen y se multiplican a un ritmo muy acelerado. El medicamento Tykerb interfiere en las cinasas relacionadas con el HER2 en el interior de la célula, por lo que limita la cantidad de energía de que disponen las células del cáncer de mama para crecer y multiplicarse.

Tykerb se administra por vía oral y no por vía endovenosa (a través de una vena). En la actualidad, Tykerb se puede usar en combinación con el quimioterapéutico Xeloda (nombre genérico: capecitabina) para tratar el cáncer de mama de receptores HER2 positivos en estadio avanzado que ya no responda a otras combinaciones quimioterapéuticas con Herceptin.

Otras terapias dirigidas

Al igual que la hormonoterapia y las terapias dirigidas al HER2, se emplean otras terapias dirigidas para intervenir en determinados procesos que utilizan las células del cáncer de mama para crecer y multiplicarse.

Por ejemplo, Avastin (nombre genérico: bevacizumab), un medicamento que ataca una proteína denominada FCEV o factor de crecimiento endotelial vascular. El FCEV cumple una función importante al estimular el proceso que las células cancerosas usan para producir nuevos vasos sanguíneos, denominado angiogénesis. Las células cancerosas deben formar nuevos vasos sanguíneos para obtener el oxígeno y los nutrientes necesarios para crecer y multiplicarse. Avastin se une al FCEV, por lo que puede impedir que estimule la formación y el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos.

Avastin se puede administrar en combinación con un quimioterapéutico llamado Taxol (nombre genérico: paclitaxel) para tratar el cáncer de mama en estadio avanzado.

Estas y otras formas de terapia dirigida todavía se están investigando en estudios clínicos. Si quieres saber más sobre estas terapias, visita la sección Terapias dirigidas. Para obtener más información, puedes visitar la sección Estudios clínicos.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio