Análisis para diagnosticar el CLI

Read this page in English


illustration

El diagnóstico del carcinoma lobular invasivo generalmente incluye una combinación de procedimientos, entre ellos, una exploración física y estudios de diagnóstico por imágenes. El CLI tiende a ser multifocal, es decir, hay más de un área de cáncer dentro de la mama. Algunos estudios indican que el CLI afecta más probablemente ambas mamas (conocido como cáncer bilateral) que otros tipos de cáncer de mama invasivo.

Algunos procedimientos para diagnosticar el CLI incluyen:

  • Exploración física de las mamas: es posible que el médico note un engrosamiento o endurecimiento de la mama en la exploración física. En casos de carcinoma lobular invasivo, esto es más común que un bulto bien definido. También palpará los ganglios linfáticos bajo la axila y sobre la clavícula para determinar si hay inflamación u otras alteraciones atípicas.
  • Mamografía: el carcinoma lobular invasivo puede detectarse con una mamografía, una prueba que obtiene imágenes de rayos X de la mama. Las mamografías se llevan a cabo en mujeres aparentemente sanas para detectar indicios precoces de cáncer de mama. Sin embargo, el CLI no siempre se visualiza con claridad en una mamografía debido a la tendencia de las células a crecer en una única fila en lugar de formar una masa. Y si la mamografía detecta un carcinoma lobular invasivo, el tumor puede aparecer más pequeño de lo que en realidad es. Si una mamografía de detección resalta un área sospechosa, por lo general se realizan mamografías adicionales para reunir más información acerca del área en cuestión. La mamografía se realiza en ambas mamas.
  • La ecografía emite ondas sonoras desde la mama para crear imágenes adicionales del tejido. Este estudio puede usarse para complementar la mamografía. La ecografía parece ser más precisa para detectar el carcinoma lobular invasivo que la mamografía. Sin embargo, al igual que con la mamografía, el tumor puede parecer más pequeño de lo que realmente es.
  • IRM de mama: la IRM o resonancia magnética usa campos magnéticos, ondas de radio y una computadora para generar imágenes de los tejidos internos del cuerpo. En determinados casos, el médico puede utilizar la IRM de mama para reunir más información acerca de un área posiblemente afectada.
  • Biopsia: si los resultados de una mamografía o de otro estudio de diagnóstico por imágenes sugieren una anomalía, probablemente el médico desee hacer una biopsia. Una biopsia implica extirpar parte o la totalidad del tejido de aspecto anormal para que un patólogo (un médico capacitado para diagnosticar cáncer a partir de muestras de una biopsia) pueda analizarlo con un microscopio.

    Siempre que sea posible, el médico utilizará una de las técnicas de biopsia más rápidas y menos invasivas. Estas incluyen las siguientes pruebas:
    • Biopsia de aspiración con aguja fina: se inserta en la mama una aguja hueca muy pequeña. Se extrae una muestra de las células y se las analiza con un microscopio. Este método no deja cicatrices.
    • Biopsia con aguja gruesa: se introduce una aguja de mayor tamaño para extraer varias muestras cilíndricas de tejido de la zona de aspecto sospechoso. Para que la aguja gruesa atraviese la piel, el cirujano debe hacer un pequeño corte. Esta técnica deja una cicatriz diminuta que apenas se puede percibir durante algunas semanas.
    En los casos en que el médico no pueda palpar el bulto, es posible que tenga que utilizar ecografías o mamografías para guiar la aguja hacia la posición indicada. Posiblemente se refieran a este método como biopsia estereotáctica con aguja o biopsia guiada por ecografía.

    Si no es posible extraer células o tejidos mediante una biopsia con aguja, o bien no genera resultados definidos (no son concluyentes), será necesario aplicar una técnica de biopsia más compleja. Estas biopsias se parecen más a cirugías normales que las biopsias con aguja:
    • Biopsia incisional: durante una biopsia incisional, se extrae una pequeña porción de tejido para analizarlo.
    • Biopsia excisional: en una biopsia excisional, se intenta extraer de la mama la totalidad del bulto con tejido presuntamente afectado.
    Si el médico no puede palpar el bulto, puede utilizar una mamografía o una ecografía para ubicar el punto justo. Es posible que médico también use un procedimiento denominado localización con aguja arpón. El médico inserta una aguja hueca muy pequeña a través de la piel de la mama hasta llegar al área anormal, guiándose por ecografía o mamografía. Se hace pasar un alambre muy delgado (arpón) a través de la aguja hasta llegar a la zona de interés, y luego se retira la aguja. El médico puede usar el alambre como guía para localizar el punto exacto en el que debe realizarse la biopsia.

Para conocer más sobre estas pruebas, visita la sección Análisis y detección.

Las muestras de tejido se envían a un patólogo para que las examine con un microscopio. El patólogo busca la apariencia y los patrones de crecimiento de las células que son típicos del carcinoma lobular invasivo. También puede indicar que se haga un análisis especial conocido como prueba de la proteína E-cadherina. La E-cadherina, o CDH1, es un gen que controla la actividad de una proteína que impide que las células cancerosas se propaguen al tejido normal sano. Una mutación, o cambio inusual, en el gen CDH1 puede provocar que se gen se “apague”. Algunos investigadores sospechan que el CLI podría originarse cuando se inactiva el gen CDH1.

Analizar las células del carcinoma lobular invasivo para detectar esta mutación puede ayudar a distinguirlo del CLIS (carcinoma lobular in situ), un grupo de células anormales en el lobulillo que no son cáncer. Más bien, el CLIS se considera una indicación de que una persona tiene un riesgo elevado de desarrollar cáncer de mama. La mayoría de los carcinomas lobulares invasivos tienen algunas áreas de CLIS en su interior.

Las biopsias quirúrgicas se realizan solo para hacer el diagnóstico. Si se diagnostica carcinoma lobular invasivo, se necesita una cirugía posterior para garantizar que se extirpe todo el cáncer junto con los “márgenes libres”, lo que significa que también se extirpa un borde de tejido sano alrededor del cáncer. Por lo general, esto implica que se realiza también una lumpectomía o, en algunos casos, una mastectomía.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio