Tratamientos localizados para el CLI: cirugía y terapia de radiación

Read this page in English


Los tratamientos localizados como la cirugía y la terapia de radiación se utilizan para tratar el carcinoma lobular invasivo (CLI) y las áreas circundantes que pueden estar afectadas por el cáncer, entre ellas, el tórax y los ganglios linfáticos.

Cirugía

Las personas diagnosticadas con carcinoma lobular invasivo no solo necesitan la cirugía para extirpar el cáncer, sino también para confirmar si el cáncer alcanzó los ganglios linfáticos. Tú y tu médico determinarán juntos qué cirugía es la adecuada según el estadio y el grado del cáncer y otros factores de tu caso específico.

En la mayoría de los casos, la cirugía es el primer tratamiento para el CLI. Sin embargo, si el tumor es grande o se ha diseminado a varios ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo, es posible que se indiquen otros tratamientos antes (como quimioterapia u hormonoterapia) para reducir el tamaño del cáncer.

Entres las posibles intervenciones quirúrgicas se incluyen:

  • Lumpectomía : el cirujano extirpa únicamente el tumor y parte del tejido normal que lo rodea. Algunas veces, se extirpan los ganglios linfáticos axilares para analizarlos.
  • Mastectomía :
    • Mastectomía parcial o segmentaria (a veces, denominada cuadrantectomía): el cirujano extirpa la parte o el segmento de la mama que presenta el tumor. En algunos casos, es necesario extirpar hasta un cuarto de la mama. Según la situación de cada paciente, el médico puede decidir también la extirpación de los ganglios linfáticos.
    • Mastectomía simple o total: extirpación del tejido mamario únicamente, sin extirpación de los ganglios linfáticos axilares ni de tejido muscular debajo de la mama.
    • Mastectomía radical modificada: cirugía que tiene como objetivo extirpar la mama, el revestimiento de la pared muscular del tórax y parte de los ganglios linfáticos axilares.

En otro tipo de mastectomía conocida como mastectomía radical, también se extirpa todo el músculo debajo de la mama. Sin embargo, en la actualidad no se realiza a menudo la mastectomía radical debido a que las formas más limitadas de esta cirugía generalmente tienen la misma efectividad.

Si te realizarás una mastectomía, quizás quieras realizarte también una reconstrucción mamaria. Se trata de una intervención quirúrgica para reconstruir la mama. Con frecuencia, la reconstrucción mamaria se lleva a cabo en el momento de la mastectomía, o bien puede realizarse más adelante. Puedes consultar a tu médico para decidir qué es lo mejor para tu caso.

Cuando planifiques la cirugía, tu cirujano quizás quiera hablarte también sobre la posibilidad de extirpar uno o más ganglios linfáticos para averiguar si el cáncer se ha extendido allí. Si el cáncer ha llegado a los ganglios, hay más probabilidades de que se haya extendido también a otras partes del cuerpo. Los ganglios linfáticos forman parte del “sistema de filtración” del cuerpo, puesto que eliminan las bacterias y otras sustancias extrañas. Las células del cáncer de mama pueden llegar hasta los ganglios linfáticos axilares, que son la puerta perfecta de acceso a otras partes del cuerpo. Saber si los ganglios linfáticos contienen células cancerosas es importante para seleccionar el mejor tratamiento.

Salvo que el tumor sea muy pequeño y presente otras características que convenzan a tu médico de que es poco probable que el cáncer se haya propagado, deberás realizarte una de estas pruebas como parte de tu cirugía:

  • Biopsia del ganglio linfático centinela : en este procedimiento, el cirujano busca el primer ganglio linfático, el “ganglio centinela”, que filtra el líquido que drena del área de la mama que contiene el tumor. Si las células cancerosas se desprenden del tumor y se desplazan desde la mama a través del sistema linfático, el ganglio centinela tiene mayores probabilidades que los otros ganglios de presentar este tipo de células. El cirujano aplica una sustancia radiactiva especial o un tinte para identificar ese primer ganglio y el par de ganglios donde drena. A continuación, estos ganglios se extirpan y se envían a un patólogo para que los analice. Si los ganglios linfáticos no tienen células cancerosas, no es necesaria otra cirugía. Si se detecta cáncer, es necesario extirpar mayor cantidad de ganglios linfáticos, ya sea en ese momento o más adelante.

    La biopsia del ganglio linfático centinela es un método relativamente reciente, por lo que es importante que esté a cargo de un equipo quirúrgico experto en esta técnica. Puede ser la opción correcta en tu caso si el cirujano considera que ninguno o solamente algunos de los ganglios linfáticos presentan probabilidad de estar afectados.
  • Disección de ganglios linfáticos axilares : el cirujano extirpa un grupo de ganglios linfáticos de la axila para analizarlos en busca de indicios de cáncer. Después de la cirugía, te informará si algún ganglio linfático tenía células cancerosas y, en ese caso, el grado de extensión del cáncer en cada ganglio. Un riesgo con la disección de ganglios linfáticos axilares es el desarrollo de linfedema de brazo, una inflamación provocada por la acumulación de líquido linfático en el brazo. La biopsia del ganglio linfático centinela conlleva un riesgo más bajo de linfedema. Hay muchas formas de reducir el riesgo de linfedema * o de tratar esta afección en caso de manifestarse.

Terapia de radiación

La terapia de radiación envía rayos de alta energía a la mama, el área del tórax, bajo el brazo o la zona de la clavícula para destruir las células de carcinoma lobular invasivo que pueden haber sobrevivido a la cirugía. Este tratamiento también reduce el riesgo de recidiva (recurrencia del cáncer). La terapia de radiación se recomienda con mayor frecuencia después de intervenciones quirúrgicas en que se conserva tejido mamario sano, como una lumpectomía o una mastectomía parcial. También se puede recomendar la terapia de radiación después de una mastectomía, especialmente si el tumor era grande (más de 5 centímetros) o si estaban afectados los ganglios linfáticos.

La terapia de radiación puede administrarse de las siguientes formas:

  • En la radiación externa se usa un equipo denominado acelerador lineal, que emite radiación terapéutica. Los tratamientos se dirigen a la totalidad de la mama después de una lumpectomía, al área de la piel y los músculos sometidos a una mastectomía y, posiblemente, a cualquier área donde hubiera ganglios linfáticos afectados. La terapia se administra diariamente durante aproximadamente 5 a 7 semanas.
  • La irradiación interna y parcial de mama, también denominada braquiterapia, es una forma de tratamiento en la que se colocan materiales radiactivos, como semillas o miniesferas, transitoriamente en el lugar donde se extirpó el tumor o cerca de esa área.
  • La irradiación externa y parcial de mama es un tipo de tratamiento que apunta a la zona que rodea el cáncer. Esta zona presenta el mayor riesgo de recurrencia. La radiación parcial de la mama es un tratamiento que apenas demora de 5 a 10 días, en comparación con un período de 5 a 7 semanas en casos de radiación completa. Los investigadores están analizando aplicar la radiación parcial de la mama después de una lumpectomía con el objetivo de determinar los beneficios frente al criterio actual de radiación total de la mama. Debido a que esta técnica todavía se está investigando, su disponibilidad no es muy amplia.

Junto con el médico, puedes determinar qué tipo de terapia de radiación se adapta mejor a tu caso.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio