Diagnóstico de cáncer de mama en hombres

Read this page in English


Una vez que se detecta una anomalía en la mama, es necesario realizar análisis para ver si se trata de cáncer. Es posible utilizar uno o todos estos análisis:

  • Mamografía: la mamografía es una imagen de la mama obtenida con rayos X. Se comprime la mama entre dos placas de vidrio y se le toman dos imágenes, una desde arriba y otra desde el costado. El radiólogo analiza las imágenes y determina si hay algo anormal. Luego, es posible que decida obtener nuevas imágenes de una zona en particular. Estas se denominan vistas detalladas o ampliadas.
  • Ecografía: la ecografía envía ondas sonoras de alta frecuencia a través de la mama y las convierte en imágenes en una pantalla de visualización. La ecografía se utiliza como complemento de otros estudios. Si se observa una anomalía en la mamografía o se palpa una anomalía durante la exploración física, la ecografía es la mejor manera de averiguar si es sólida (como un cáncer o fibroadenoma benigno) o si está llena de líquido (como en el caso de los quistes benignos). No obstante, la ecografía no permite determinar si un bulto sólido es canceroso.
  • Análisis de secreciones del pezón: si tienes secreciones en el pezón, es posible recolectar parte del líquido y examinarlo con un microscopio para ver si hay presencia de células cancerosas.
  • Biopsia: la biopsia sirve para distinguir el tejido normal del tejido canceroso. Si se detecta la presencia de cáncer, la biopsia también sirve para determinar el tamaño y el tipo de cáncer de mama. Las biopsias se realizan en cualquier tipo de anomalía que pueda detectar el médico o que parezca sospechosa. (Debido a que la mayoría de los casos de cáncer de mama en hombres se detectan al palpar algo anormal, es muy poco frecuente que se detecte una anomalía únicamente por medio de una mamografía u otro método de diagnóstico por imágenes). Existen varias técnicas para realizar biopsias de tejido, por lo que tu cirujano posiblemente intente utilizar el procedimiento menos invasivo, siempre que éste permita extraer tejido suficiente para lograr un diagnóstico preciso.
    • La biopsia con aguja fina de lesiones palpables (lesiones que se sienten al tacto) es el método menos invasivo. Puede realizarse en el consultorio médico. Los resultados suelen estar disponibles en 24 horas. Se inserta una aguja larga, fina y hueca en la anomalía palpable. Si la lesión solo es visible en una mamografía u otro estudio similar, puede que tu médico utilice este estudio para guiar la aguja hacia el lugar indicado. Las células se extraen a través del centro de la aguja. Un gancho plegable ubicado en el extremo de la aguja la mantiene en posición hasta que finaliza la cirugía. Por medio de los rayos X se controla que la zona anómala visualizada en las radiografías originales coincida con aquella en la que el cirujano introduce la aguja. Luego, el tejido se envía al patólogo para que lo analice. La técnica de la biopsia presenta el mayor riesgo de arrojar un resultado “falso negativo”: un resultado que dice “normal” aunque haya cáncer presente. Esto se debe probablemente a que la aguja no siempre toma las células cancerosas.
    • La biopsia estereotáctica con aguja (con aguja gruesa) extrae varias muestras de una lesión. Si no es posible palpar la lesión, se guía la aguja hacia la zona de interés con la ayuda de una mamografía o una ecografía. Si el cáncer solo se detecta mediante una IRM (resonancia magnética), el médico puede utilizar esa técnica para guiar la biopsia estereotáctica con aguja. También puede insertar una grapa metálica pequeña dentro de la mama para marcar la ubicación de la biopsia en caso de que la muestra resulte cancerosa y sea necesario otro procedimiento quirúrgico. Pero debido a que la mayoría de los hombres que son diagnosticados con cáncer de mama son sometidos a una mastectomía, la grapa suele ser innecesaria ya que este procedimiento extirpa la mama completa.
    • La biopsia incisional es similar a una cirugía normal: extrae una muestra de tejido más grande que las biopsias con aguja fina o aguja gruesa. Generalmente, las biopsias incisionales se llevan a cabo cuando las biopsias con aguja no son concluyentes o cuando el bulto es demasiado grande y no puede extirparse con facilidad. El objetivo de este procedimiento es obtener un diagnóstico. Debido a que solo extrae una parte (no la totalidad) del cáncer, no es considerado un tratamiento. En el caso de los hombres, una vez que se diagnostica cáncer de mama, lo más común es realizar una mastectomía.
    • La biopsia excisional es el tipo de biopsia más complicada. Este procedimiento busca extraer de la mama el bulto con tejido sospechoso en su totalidad. Esta es la forma más segura de llegar a un diagnóstico sin omitir ningún tejido canceroso (lo que elimina posibles resultados falsos negativos). Extraer el bulto entero también puede ofrecerte cierta tranquilidad hasta determinar un plan de tratamiento definitivo. Tanto la biopsia incisional como la biopsia excisional pueden efectuarse en un centro ambulatorio u hospital, con anestesia local. El objetivo de este procedimiento es obtener un diagnóstico. Si bien la lumpectomía extrae de la mama el cáncer completo con márgenes libres, generalmente se realiza una mastectomía cuando se diagnostica cáncer de mama.

Si el diagnóstico es cáncer, tu médico puede indicarte más análisis. Por ejemplo, una IRM permite ver en qué medida el cáncer afectó la mama en relación con el tejido normal ubicado debajo y junto al tumor. Este tipo de información le permite al cirujano planificar el alcance de la cirugía. Además, la IRM sirve para evaluar la otra mama y corroborar que no haya nada anormal. Existen otros estudios (como análisis de sangre, radiografías de tórax y exploraciones óseas) que sirven para ver si la enfermedad se ha propagado hacia otras partes del cuerpo.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio