Factores de riesgo de cáncer de mama en hombres

Read this page in English


Es muy importante conocer los factores de riesgo del cáncer de mama en hombres, especialmente porque los hombres no consideran la posibilidad de desarrollar la enfermedad y, por ende, no se controlan regularmente. Como resultado, el cáncer de mama tiende a ser más avanzado en hombres que en mujeres una vez que se lo detecta.

Existe una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de que los hombres desarrollen cáncer de mama:

  • Envejecimiento: este es el factor más importante. Tal como sucede con las mujeres, el riesgo aumenta a medida que pasan los años. La edad promedio de los hombres que son diagnosticados con cáncer de mama es de 67 años aproximadamente. Esto significa que la mitad de ellos tiene más de 67 años y la otra mitad tiene menos.
  • Niveles altos de estrógeno: la presencia de estrógeno estimula la multiplicación celular mamaria, tanto la normal como la anormal. Los hombres pueden tener altos niveles de estrógeno a causa de:
    • tomar medicinas hormonales
    • tener sobrepeso, lo cual aumenta la producción de estrógeno
    • haber estado expuestos a estrógenos en el ambiente (p. ej., el estrógeno y demás hormonas que se utilizan para engordar el ganado, o los productos de descomposición del pesticida DDT, que imita los efectos del estrógeno en el cuerpo)
    • consumir grandes cantidades de alcohol, lo cual puede afectar la función hepática que regula los niveles de estrógeno en sangre
    • padecer una enfermedad hepática, que suele producir niveles bajos de andrógenos (hormonas masculinas) y niveles altos de estrógeno (hormonas femeninas). Esto aumenta el riesgo de desarrollar una ginecomastia (crecimiento no canceroso del tejido mamario) así como un cáncer de mama.
  • Síndrome de Klinefelter: los hombres con síndrome de Klinefelter poseen niveles bajos de andrógenos (hormonas masculinas) y niveles altos de estrógeno (hormonas femeninas). Por ende, poseen un mayor riesgo de desarrollar una ginecomastia (crecimiento no canceroso del tejido mamario) y cáncer de mama. El síndrome de Klinefelter es una afección que se presenta en aproximadamente 1 de cada 1 000 hombres al nacer. Normalmente, los hombres tienen un cromosoma X y un cromosoma Y. Pero aquellos con síndrome de Klinefelter tienen más de un cromosoma X (a veces hasta cuatro). Los síntomas de este síndrome incluyen: tener piernas más largas, una voz más aguda y una barba menos tupida que el resto de los hombres; tener testículos más pequeños de lo normal; y ser infértil (incapaz de producir esperma) .
  • Antecedentes marcados de cáncer de mama en la familia o alteraciones genéticas: los antecedentes familiares pueden aumentar el riesgo de los hombres de desarrollar cáncer de mama, especialmente si hay otros hombres en la familia que hayan sido diagnosticados con la enfermedad. El riesgo también aumenta si existe en la familia alguna anomalía genética comprobada vinculada al cáncer de mama. Los hombres que heredan genes BRCA1 o BRCA2 anómalos poseen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Este riesgo, a la edad de 70 años, es aproximadamente del 1 % con el gen BRCA1 y del 6 % con el gen BRCA2. En total, es 80 veces mayor que el riesgo normal de los hombres que no presentan anomalías en los genes BRCA1 o BRCA2. Además, una familia en la que se ha diagnosticado un caso de cáncer de mama en hombres tiene entre un 60 % y un 76 % de riesgo de tener un gen BRCA2 anómalo. Los genes BRCA2 anómalos originan hasta el 40 % de los casos de cáncer de mama en hombres. Debido al estrecho vínculo que existe entre el cáncer de mama en hombres y la existencia de un gen BRCA2 anómalo, los parientes directos (hermanos, padres e hijos) de un hombre que ha sido diagnosticado con cáncer de mama deben consultar al médico sobre los estudios genéticos para detectar genes anómalos del cáncer de mama. De todas formas, la mayoría de los casos de cáncer de mama en hombres ocurren en personas que no tienen antecedentes familiares de cáncer de mama ni genes anómalos heredados.
  • Exposición a la radiación: someterse a terapia de radiación en el tórax antes de los 30 años, y en especial durante la adolescencia, puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Esto se ha visto en jóvenes que recibieron radiación para tratar la enfermedad de Hodgkin. (Esto NO incluye el uso de terapia de radiación para tratar el cáncer de mama).

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio