Cirugía para tratar el cáncer de mama en hombres

Read this page in English


La cirugía es generalmente el primer tratamiento que se realiza si se descubre que la anomalía de las mamas es cáncer. La cirugía ayuda a obtener información completa acerca del cáncer y constituye un paso fundamental en tu tratamiento. La cirugía más común en los hombres se denomina mastectomía radical modificada. Esto significa que se extirpan el pezón, la areola (zona oscura y circular alrededor del pezón) y todo el tejido mamario. Solo se dejan los músculos del pecho. También se extirpan los ganglios linfáticos. No es habitual que se realice una lumpectomía (cirugía que conserva la mama) debido al pequeño tamaño de las mamas de los hombres. Cuando se extirpan el tumor y el tejido que lo rodea, se deja muy poco tejido mamario.

La mastectomía requiere anestesia general y usualmente una noche o más tiempo en el hospital. Luego de la cirugía, quizás sientas dolor, que en general se alivia en pocas semanas. La cirugía también presenta varios efectos secundarios posibles:

  • Adormecimiento de la piel alrededor del lugar de la incisión y sensibilidad leve a moderada en el área adyacente (debido a los nervios cortados). Esto es muy común.
  • Hipersensibilidad al tacto dentro del área de la cirugía. Esto se debe a los terminales nerviosos irritados. La sensibilidad generalmente se recupera cuando vuelven a crecer los nervios.
  • Acumulación de líquido debajo de la cicatriz. Esto puede ser un hematoma (una acumulación de sangre en la herida) o bien seroma, una acumulación de líquido claro en la herida. Ambos se revierten lentamente con el tiempo. No obstante, si el hematoma o seroma causan un problema, quizás el médico recomiende extraer la acumulación de líquido. La extracción del seroma es relativamente fácil, con una aguja. Algunas veces el seroma puede volver a formarse. Quizás el médico no tome ninguna medida hasta que el cuerpo pueda absorberlo. No es habitual eliminar un hematoma. La sangre se convierte en un enorme coágulo. Si es necesario extraerlo, quizá sea necesario abrir la incisión para quitar el coágulo.
  • Cicatrización lenta. Durante la mastectomía, se cortan algunos de los pequeños vasos sanguíneos que alimentan el tejido mamario. En ocasiones, esto puede causar problemas cuando el cuerpo intenta cicatrizar el lugar de la incisión. Si no hay suficiente irrigación sanguínea a los colgajos de la incisión, las pequeñas áreas de la piel pueden debilitarse y se puede formar una escara; a veces, es posible que el cirujano deba cortar estos colgajos. Esto no es habitual, y usualmente se trata de una complicación menor.
  • Riesgo de infección en el área quirúrgica. Algunos de los indicios de infección son cambios en la piel (de color rosado o enrojecida), inflamación, sensibilidad y calor. Si la infección empeora, puedes experimentar fiebre, escalofríos y sudores. Llama inmediatamente a tu médico si se presentan estos indicios o síntomas. Por lo general, la infección responde bien a los antibióticos, especialmente si se la detecta en las etapas iniciales. Cuando aparece infección junto con un hematoma, es posible que se requieran antibióticos y la extracción del hematoma.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio