Atención de seguimiento para los tumores filoides de la mama

Read this page in English


El médico realizará un cuidadoso seguimiento después de un tratamiento contra un tumor filoides. Estos tumores en ocasiones pueden tener recurrencia local, es decir, pueden formarse nuevamente en la misma mama o en la piel y en los tejidos subyacentes de la mama, si se realizó una mastectomía. Si hay recurrencia, por lo general se produce en el transcurso de uno o dos años después de la cirugía. Los tumores filoides malignos pueden reaparecer más rápidamente que los benignos.

Podrás trabajar junto con tu médico para elaborar un plan de consultas y exámenes de seguimiento. Tu plan puede incluir algunos de los siguientes estudios, o todos:

  • Examen clínico de mamas (examen de la mama efectuado por tu médico) entre los cuatro y los seis meses posteriores.
  • mamografía y ecografía seis meses después del tratamiento, y posiblemente IRM de la mama si se necesitan más aclaraciones.
  • Mamografías, ecografías y posiblemente IRM periódicas de seguimiento para examinar el área de donde se extrajo el tumor.
  • TAC (tomografía axial computarizada) del tórax y del abdomen durante un período de entre dos y cinco años. Te pueden recomendar este estudio solamente si se te extrajo un tumor filoides maligno o si tu médico considera que presentas riesgo de recurrencia distante.

Si reaparece un tumor filoides maligno en la mama, el tratamiento incluye la escisión amplia o la mastectomía para eliminarlo. Algunos médicos pueden recomendar terapia de radiación para el área después de la cirugía, aunque no hay consenso entre los especialistas en cuanto a la utilidad de esa medida.

Menos del 5 % de los tumores filoides reaparecen en otras áreas del cuerpo (recurrencia distante). Un tumor de gran tamaño (de 5 cm o más) y una gran proliferación de células estromales (grandes cantidades de células conjuntivas anormales) se consideran factores de riesgo de recurrencia distante. Entre los posibles tratamientos contra la recurrencia se incluyen la cirugía, la terapia de radiación y la quimioterapia. Debido a que los tumores filoides son tan poco comunes, los médicos generalmente deben tomar decisiones de tratamiento según cada caso en particular.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio