Tratamiento de los tumores filoides de la mama

Read this page in English


Tanto para los tumores filoides benignos como para los ambiguos y los malignos, el tratamiento es el mismo: cirugía para extraer el tumor, junto con un centímetro de tejido sano circundante como mínimo. Algunos médicos consideran que se debe extraer un margen de tejido sano todavía mayor. Este método a veces se denomina “escisión amplia”.

La escisión amplia es importante: ciertos estudios indican que, cuando no se hace este tipo de escisión, los tumores filoides tienen más probabilidades de recurrencia en la misma área de la mama. Eso se ha observado tanto en tumores benignos como en malignos.

Si se te ha extraído un tumor filoides mediante biopsia excisional, es posible que necesites someterte nuevamente a cirugía para extraer esos márgenes amplios de alrededor del tumor. Esto implica que puede ser necesario realizar una lumpectomía o, en algunos casos, una mastectomía. Si el tumor filoides era benigno, tú y tu médico tal vez prefieran hacer un cuidadoso seguimiento del área en lugar de una nueva operación. En la mayoría de los casos, se recomienda la cirugía adicional.

Los procedimientos quirúrgicos posibles para realizar una escisión amplia de tumores filoides son:

  • Lumpectomía: el cirujano extrae el tumor (el bulto) y por lo menos un centímetro de tejido normal circundante.

Si el tumor filoides es muy grande o la mama es pequeña, puede resultar difícil hacer una escisión amplia y preservar suficiente tejido mamario sano para lograr una apariencia natural. En ese caso, es posible que el médico recomiende una mastectomía:

  • Mastectomía parcial o segmentaria: el cirujano extirpa la parte de la mama que contiene el tumor filoides.
  • Mastectomía simple o total: el cirujano extirpa la mama completa, pero nada más (por ejemplo, no extirpa ganglios linfáticos ni músculo).

Si prefieres la lumpectomía en lugar de la mastectomía, tal vez tu médico acepte extraer un margen menor de tejido sano. Sin embargo, un margen de menos de un centímetro eleva el riesgo de recurrencia para el futuro. Puedes trabajar en colaboración con tu médico para decidir cuál es la mejor opción para tu caso particular.

Los tumores filoides rara vez se diseminan hacia los ganglios linfáticos de las axilas, por lo que en la mayoría de los casos no es necesario extirparlos.

Los tumores filoides malignos son poco comunes. En casos de tumores filoides malignos que no se han diseminado fuera de la mama, se puede utilizar radiación. Si un tumor filoides maligno se ha diseminado a otras partes del organismo, el tratamiento incluirá quimioterapia.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio