Tratamiento para el carcinoma mucinoso de la mama

Read this page in English


Tú y tu médico deben trabajar juntos para consensuar un plan de tratamiento para el carcinoma mucinoso de la mama. El carcinoma mucinoso puro es más fácil de tratar que el carcinoma ductal invasivo, de modo que no requiere tanto tratamiento, en especial si el tumor es pequeño y el cáncer no se ha propagado a los ganglios linfáticos.

El plan puede incluir:

  • Cirugía para extirpar el cáncer y los ganglios linfáticos afectados. A continuación, se indican los posibles procedimientos:
    • Lumpectomía: el cirujano extirpa únicamente la parte de la mama que presenta el tumor y parte del tejido normal que lo rodea. EL médico también puede extraer algunos de los ganglios linfáticos.
    • Mastectomía simple o total: extirpación de la mama sin extirpar los ganglios linfáticos axilares. Se realiza una biopsia del ganglio linfático centinela para analizar el ganglio o los ganglios próximos al tumor en busca de indicios de diseminación del cáncer.
    • Mastectomía radical modificada: cirugía que tiene como objetivo extirpar la mama, el revestimiento de la pared muscular del tórax y parte de los ganglios linfáticos axilares. Debido a que el carcinoma mucinoso puro generalmente no se propaga fuera del tumor original, este tipo de mastectomía no es muy frecuente.
  • Terapia adyuvante (adicional), como hormonoterapia o quimioterapia.
    • La hormonoterapia consiste en la administración de medicamentos, como el tamoxifeno o un inhibidor de la aromatasa, que bloquean los efectos del estrógeno o reducen la concentración de estrógeno en el cuerpo. Casi todos los carcinomas mucinosos presentan receptores de estrógeno positivos, por lo que la hormonoterapia tiene muchas probabilidades de ser efectiva. La hormonoterapia adyuvante se administra para reducir el riesgo de que vuelva el cáncer.
    • La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos contra el cáncer en forma de comprimidos o directamente a través de una vena. Los medicamentos se distribuyen a todas las partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. El objetivo principal es destruir las células cancerosas que podrían haberse diseminado del tumor original. En la actualidad, se sigue discutiendo si es realmente necesario el tratamiento adicional en casos de carcinoma mucinoso puro.
    Muchos médicos hacen recomendaciones sobre la terapia adyuvante para el carcinoma tubular basándose en el tamaño del tumor y en si existen o no indicios de cáncer en los ganglios linfáticos. Ten presente que cada médico puede tener una opinión distinta sobre la conveniencia o no de un tratamiento adicional para el carcinoma mucinoso. A continuación se presentan algunas pautas generales.
    • Si el tamaño del tumor es inferior a 1 cm, sin presencia de células cancerosas o con una cantidad muy pequeña de ellas en un ganglio linfático: Puede usarse hormonoterapia, pero no se necesita ningún otro tratamiento después de la cirugía.
    • Si el tamaño del tumor es de 1 a 2,9 cm, sin presencia de células cancerosas o con una cantidad muy pequeña de ellas en un ganglio linfático: se puede contemplar la quimioterapia en combinación con la hormonoterapia.
    • Si el tamaño del tumor es de 3 cm o mayor y hay propagación a los ganglios linfáticos: se recomienda quimioterapia en la mayoría de los casos, en combinación con hormonoterapia.

Puedes analizar junto a tu médico todos los riesgos y beneficios de realizar otro tratamiento además de la cirugía. La decisión final dependerá de lo que tú y tu médico consideren lo mejor para tu caso.

La mayoría de los carcinomas mucinosos presentan receptores de la proteína HER2/neu negativos, de modo que por lo general no se los trata con Herceptin (nombre genérico: trastumuzab). De todos modos, asegúrate de confirmar con tu médico si este medicamento (que actúa sobre los receptores de HER2) es recomendable para tu caso.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio