Enfermedad de Paget: síntomas y diagnóstico

Read this page in English


La enfermedad de Paget provoca enrojecimiento, dolor y descamación en la piel que recubre y rodea el pezón. Al principio, estos síntomas tienden a aparecer y desaparecer.

Con el paso del tiempo, por lo general empeoran y pueden incluir:

  • comezón, cosquilleo o sensación de ardor
  • dolor y sensibilidad
  • descamación y engrosamiento de la piel
  • aplanamiento del pezón
  • secreción amarillenta o sanguinolenta del pezón

Debido a que la enfermedad de Paget es poco frecuente, los médicos a menudo la confunden con un eccema (sarpullido e inflamación intensa en la piel), una infección o lesión, o alguna otra afección cutánea. En muchos casos, los afectados pueden tardar varios meses hasta recibir un diagnóstico correcto. Si tienes cualquiera de los síntomas mencionados y estos persisten a pesar del tratamiento, busca a un especialista en mamas que los revise. En la mayoría de los casos, la enfermedad de Paget afecta a una sola mama, no a las dos.

Para diagnosticar la enfermedad de Paget, habitualmente se necesitan los siguientes exámenes:

  • Una exploración física de las mamas, con especial atención al área que rodea al pezón. Tu médico puede detectar algún bulto o nódulo al palpar las mamas.
  • Una mamografía para controlar el área del pezón y también para buscar indicios de cáncer en otras áreas de la mama.
  • Ecografía o IRM de mamas para obtener imágenes adicionales de la mama y revisar si hay otras áreas de cáncer.
  • Biopsia del pezón y de la areola. Un cirujano especialista en mamas efectúa una operación menor para retirar una pequeña porción de tejido del pezón y de la areola y examinarla con un microscopio. Si hay secreción atípica de la mama, tu médico tomará una muestra de ella para analizarla.

¿Te ayudó este artículo?

No
C3a
C3b
Evergreen-donate
Volver al inicio