Cuestiones de la etapa final de la vida: poder notarial

Al otorgar a alguien un poder notarial, le das a esa persona el poder de tomar decisiones por ti. Tramitar un poder notarial es relativamente simple y poco costoso. Es posible otorgar un poder notarial a una persona para cuestiones financieras y un poder notarial a otra persona para cuestiones médicas. Claro que también puedes elegir a una misma persona para todo.

Cuando otorgas un poder notarial financiero a alguien, permites que esa persona maneje tus cuentas bancarias, tus propiedades y cualquier otro activo que tengas. Si tienes una cuenta conjunta con otra persona (por ejemplo, tu cónyuge, tu pareja, tu padre o madre), esa persona podrá manejar tus finanzas sin un poder notarial. Pero si tienes cuentas bancarias que estén solo a tu nombre, es posible que sea necesario redactar un poder notarial.

Cuando otorgas un poder notarial médico a alguien, permites que esa persona tome decisiones sobre tu cuidado. Habla con esa persona y con tus seres queridos sobre los tratamientos médicos que quieres y los que no quieres en caso de que no puedas tomar decisiones médicas por ti misma.

Piensa en quién deseas que tome esas decisiones por ti si eso sucede. Si decides que quieres otorgar a alguien un poder notarial financiero y médico, consulta a un abogado para redactar y firmar los documentos que sean necesarios. Para otorgar o revocar un poder notarial, es necesario cumplir con las leyes estatales vigentes, así que debes asegurarte de que todo esté en orden.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio