Cómo hablar con tus familiares y amigos sobre el cáncer de mama metastásico o recurrente

Si el cáncer de mama es recurrente, decirles a tus seres queridos que el cáncer ha vuelto tal vez sea te sea más difícil que cuando les dijiste que te habían diagnosticado cáncer. Si es la primera que te diagnostican cáncer y es metastásico, decirles a tus familiares y amigos puede ser muy duro. Es posible que te preocupe alterarlos o cómo reaccionarán. Aun después de haber dado la noticia, habrá momentos en que te resulte difícil comunicarte abiertamente. A veces es incómodo pedir ayuda, responder preguntas sobre cómo estás o decirles a parientes y amigos bienintencionados que necesitas tiempo y espacio propios.

La conversación será diferente según con quién debas hablar: tu pareja o cónyuge, tus hijos, un amigo cercano o un compañero de trabajo. Lo más importante que debes recordar es que tú tienes el control de la conversación. Tú decides cuánta información compartir o qué tan a fondo quieres hablar de tus sentimientos.

Cómo hablar con tu cónyuge o pareja: Si estás casada o si vives con alguien con quien tienes una relación estable, el diagnóstico no solo cambiará tu vida, sino que también afectará notablemente a tu pareja. Es natural que tu pareja tema por tu salud y bienestar, y que se preocupe por lo que sucederá en el futuro. Dado que comparten los quehaceres domésticos, es probable que estén acostumbrados a que cada uno desempeñe determinadas funciones y obligaciones. También es probable que tu pareja se pregunte qué pasará si no puedes ocuparte de tus tareas habituales, ya sea recibir ingresos, cuidar a los niños, pagar las cuentas, preparar la comida o cualquier otra tarea de la vida cotidiana.

El cáncer de mama puede intensificar los modelos de comunicación que existían en su relación antes del diagnóstico. Si tú y tu pareja siempre pudieron hablar sobre temas difíciles, posiblemente esa capacidad los beneficie en este momento. Si siempre les resultó difícil comunicarse abiertamente, tal vez necesiten esforzarse para hablar sobre el cáncer y sobre lo que el diagnóstico significa para la relación y los quehaceres domésticos.

Cada relación es única. Si no están manejando bien la situación, tal vez te sea útil probar estrategias como las siguientes:

  • hacer que tu pareja sea partícipe de tus consultas médicas
  • asegurarte de expresar tus necesidades claramente
  • preguntarle a tu pareja qué necesita
  • tener tiempo para estar a solas
  • aceptar que tienen distintas maneras de lidiar con la situación
  • determinar qué ajustes se necesitarán en el hogar y luego pedir ayuda juntos
  • prepararte para posibles cambios en tu vida sexual, ya que puedes experimentar efectos secundarios como fatiga, depresión y baja libido
  • buscar ayuda profesional si la necesitas

Cómo hablar con los niños pequeños: Si eres madre o abuela de niños pequeños (de 3 a 9 años), tal vez te sientas tentada a protegerlos de tu diagnóstico. Los expertos están de acuerdo en que esto no es buena idea. Todos los niños pueden percibir si los miembros de su familia están estresados o ansiosos, o si se alteran las rutinas comunes. Se darán cuenta de los cambios en tu aspecto o en tu nivel de energía, y se enterarán de que estás yendo al hospital o a un centro de tratamiento.

Aunque los niños pequeños no necesitan información detallada, sí necesitan que seas sincera con ellos y que los tranquilices. Si no les das una explicación directa, los niños pueden imaginar una situación que podría ser mucho peor que la realidad. Ser sincera con ellos les da una sensación de confianza que los ayudará a enfrentar no solo esta situación, sino también otros desafíos que se presentarán inevitablemente en la vida.

Cómo hablar con niños mayores: Aunque buena parte de los consejos para hablar con niños pequeños también se refiere para hablar con niños que están a mediados de la educación primaria o en la secundaria (es decir, que tienen entre 10 y 18 años), los niños mayores necesitan más información. En la televisión y en diversos medios se habla mucho del cáncer de mama, así que es probable que los niños mayores sepan lo grave que es el cáncer metastásico o recurrente. Aunque seas sincera y les brindes tranquilidad, pueden querer más información que los más pequeños. Además, los niños mayores pueden expresarse de maneras podrían parecer poco apropiadas, como vergüenza o ira. Bríndales información y ayúdalos a entender que está perfecto que continúen yendo a la escuela y que mantengan sus actividades sociales mientras tú realizas tu tratamiento. Eso les ayudará a mantener algo de normalidad.

Si quieres obtener más consejos sobre cómo hablar con tus seres queridos sobre el cáncer de mama metastásico o recurrente, visita la página Cómo hablar con familiares y amigos sobre el cáncer de mama, que se encuentra dentro de la sección “Temas cotidianos” de Breastcancer.org.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio