Cómo planificar una cirugía: Antecedentes y análisis

Read this page in English


Antecedentes médicos

Durante la planificación de la cirugía, te preguntarán sobre tus antecedentes médicos. Tus antecedentes médicos juegan un papel importante para tu seguridad durante la cirugía. Este no es momento de retener ninguna información, aunque pienses que es embarazosa o poco importante. Dile al médico o al personal del hospital TODO. Más allá del tipo de operación que estén por practicarte, debes informar al médico de 1) cualquier reacción adversa a intervenciones o medicamentos (incluso alergias) que hayas experimentado en el pasado; 2) cualquier droga que estés tomando o acabes de dejar (recetada, no recetada, "recreativa") y 3) cualquier suplemento vitamínico o de hierbas que estés tomando. El médico te pedirá que dejes de tomar aspirina y cualquier medicamento antiinflamatorio no esteroide (como ibuprofeno) varias semanas antes de la cirugía.

Algunos medicamentos pueden tener efectos graves sobre la capacidad del cuerpo de soportar el impacto de la cirugía y curarse después. Una vez más, nadie quiere ninguna sorpresa durante la cirugía.

Donación de sangre

Algunos médicos te recomendarán que dones una o dos pintas de tu propia sangre para las operaciones mayores, como la mastectomía y la reconstrucción. Esto es sólo para asegurarse de tener algo de tu propia sangre a mano en caso de ser necesaria. Aunque habitualmente no sea necesario utilizar la sangre donada, tenerla ahí quizá te haga sentir más cómoda. Si quieres donar sangre, ten en cuenta deberás planearlo con algunas semanas de anticipación para tener tiempo suficiente y dar el número de unidades necesarias. Habla con el médico sobre la necesidad de donar tu propia sangre.

Análisis preoperatorios

Durante las semanas o los días anteriores a la cirugía, deberás someterte a análisis para garantizar que tu cuerpo pueda tolerar la anestesia y la operación. Aunque quizá no necesites todos estos análisis, los más comunes son los siguientes:

  • Radiografía de tórax y electrocardiograma (ECG), mostrarán si los pulmones y el corazón funcionan correctamente.
  • Análisis de sangre, con los que controlarán los recuentos sanguíneos, las funciones hepática y renal, y el riesgo de hemorragia o infección.
  • Análisis de orina, con lo que se puede estudiar la función renal y buscar infecciones.
  • En ocasiones se realizan otros estudios, como tomografías axiales computarizadas, para comprobar la ubicación y el tamaño del tumor. La tomografía axial computarizada también puede determinar si un tumor se ha propagado a otras partes del cuerpo.

Quizá también te pregunten si tienes diabetes, hipertensión, enfermedad cardíaca u otras afecciones que puedan influir en la cirugía.

Cirugía y ciclo menstrual

Todavía existen dudas acerca de si programar la cirugía en relación con el ciclo menstrual tiene algún efecto sobre el éxito de la operación. Quizá desees hablar de esto con tu médico.

tag

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio