Mitos sobre la cirugía de cáncer de mama

Read this page in English


Existen muchos mitos sobre la cirugía de cáncer de mama. Ya es bastante difícil hacer frente a los aspectos reales de esta enfermedad sin preocuparse por cosas que no son verdaderas. Además, es importante evitar que esas ideas falsas impidan recibir el mejor tratamiento disponible. Estos son algunos de los mitos más comunes sobre la cirugía de cáncer de mama:

  1. La cirugía abre el cáncer al aire y permite que se disemine.
    No. Te sientes bien pero se descubre algo sospechoso en la mama. Se realiza una cirugía y el diagnóstico es cáncer. Si las pruebas posteriores indican la presencia de cáncer en otro lugar, es posible que inmediatamente pienses que fue la cirugía lo que liberó las células cancerosas al aire y les permitió propagarse a todo el cuerpo. Si el cáncer está presente en otras partes del cuerpo después de la cirugía, se debe a estos motivos:
    • El cáncer ya se había diseminado a otras partes del cuerpo antes de la cirugía.
    • Se formó un nuevo cáncer.
    • Quedaron células cancerosas en el cuerpo después de la cirugía.
    • Las células cancerosas se introdujeron en un vaso sanguíneo mientras el cirujano extirpaba el tumor.
    La terapia adyuvante, como radiación, quimioterapia, terapia dirigida u hormonoterapia, puede ayudar a eliminar las células cancerosas que puedan quedar en el cuerpo después de la cirugía.
  2. La mastectomía es más segura que la lumpectomía con terapia de radiación.
    No necesariamente. En el caso de las personas que tienen un punto de cáncer de mama con un tumor de menos de cuatro centímetros que se extirpa con márgenes libres, es probable que la lumpectomía con radiación sea tan eficaz como la mastectomía.
  3. Si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama, la lumpectomía con radiación no es adecuada para ti.
    No. Tener antecedentes familiares de cáncer de mama no significa que el cáncer que tienes es automáticamente más peligroso que el de otras personas, ni implica que la terapia de conservación de mama no es una opción para ti. Tú y el médico compararán varios factores para decidir qué tipo de cirugía es adecuada en tu caso, en función del estadio de tu enfermedad, de la "personalidad" del cáncer, y de cuán agresivamente desees prevenir la recurrencia o la formación de un nuevo cáncer en esa mama.
  4. Si te extirpan ganglios linfáticos, tendrás el brazo inflamado durante el resto de tu vida.
    No. La cirugía de ganglios linfáticos puede causar efectos secundarios desagradables, como malestar prolongado, adormecimiento e inflamación (linfedema). Por lo general, esto ocurre solamente en el 5 % al 10 % de los casos. El riesgo de linfedema puede acercarse al 25 % si se realiza una disección axilar completa (niveles I, II y III de ganglios extirpados), Y se agrega radiación en las áreas de ganglios linfáticos después de la cirugía Y se administra quimioterapia. La utilización y el cuidado correctos del brazo afectado, junto con la fisioterapia, pueden ayudar a tratar el linfedema y a reducir su gravedad. Aprende más sobre cómo prevenir y tratar el linfedema

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio