Disección del ganglio linfático centinela

Read this page in English


Uno de los abordajes quirúrgicos recientes más populares en el tratamiento del cáncer de mama es la disección del ganglio linfático * centinela. Es una alternativa a la disección de ganglios linfáticos axilares * estándar, y muchas mujeres consideran que, gracias a esta técnica, ya no deben someterse a una cirugía más invasiva y a sus efectos secundarios. Sin embargo, la disección del ganglio centinela no es apropiada para todas las pacientes. Según las investigaciones, incluso después de una intervención del ganglio centinela, puede ser necesario someterse a otra cirugía. Tiene sus propias limitaciones y desventajas; además, debe realizarla un cirujano que tenga amplia experiencia en este método.

Según el diccionario, “centinela” es aquel que hace guardia, protege o supervisa. Asimismo, el ganglio centinela es la primera "línea de defensa" en la mama. En la disección del ganglio linfático centinela, el cirujano busca el primer ganglio linfático, es decir, aquel que filtra los líquidos que se drenan del área de la mama que contiene células cancerosas. Si estas células se desprenden del tumor y se desplazan desde la mama a través del sistema linfático, el ganglio centinela tiene más probabilidades que los otros ganglios de presentar este tipo de células.

Esta es la idea central de la disección del ganglio centinela: en lugar de extirpar diez o más ganglios linfáticos y analizarlos a todos para detectar el cáncer, se extirpa únicamente aquel que presenta más probabilidades de contener células cancerosas. Si el ganglio tiene márgenes libres, es muy probable que los otros no estén afectados. En realidad, el cirujano generalmente extirpa un grupo de dos o tres ganglios: el centinela y los más próximos a este.

La extirpación estratégica de solo uno o algunos ganglios axilares clave permite realizar un análisis preciso del estado general de los demás ganglios en mujeres que presentan tumores relativamente pequeños (no superiores a 2 centímetros) y que tienen ganglios normales a la palpación antes de una cirugía. Los estudios revelaron que, al cabo de aproximadamente cinco años, las mujeres sometidas a la extirpación del ganglio linfático únicamente presentaban más probabilidades de sobrevida sin cáncer que aquellas sometidas a la extirpación de una cantidad mayor de ganglios. Una etapa de seguimiento de una duración más prolongada nos ayudará a comprender mejor las ventajas y desventajas a largo plazo de la disección del ganglio linfático centinela.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio