¿Cuándo se realiza la reconstrucción mamaria?

La reconstrucción mamaria puede realizarse en distintos momentos, en función de lo que sea más adecuado en tu caso:

Al mismo tiempo que la mastectomía, lo que se denomina “reconstrucción inmediata”. Apenas el cirujano oncólogo extirpa la mama, el cirujano plástico hace la reconstrucción, ya sea con tejido de otro lugar del cuerpo o con un implante (y, a veces, con ambas cosas). Casi todo el trabajo se realiza durante una misma operación, y te despiertas con la mama reconstruida (o con ambas mamas reconstruidas, según el caso). Este enfoque requiere coordinación de los equipos de cirugía plástica y de cirugía de cáncer de mama. La reconstrucción inmediata no siempre es posible si es necesario realizar tratamientos adicionales, como quimioterapia o terapia de radiación. En algunos casos, el cirujano recomendará esperar y comenzar la reconstrucción luego de terminar los tratamientos. O, según la situación, el cirujano puede recomendar que se haga parte de la reconstrucción inmediatamente y terminar la reconstrucción al terminar la quimioterapia y/o la terapia de radiación. Con la ayuda del cirujano, puedes analizar qué es mejor en función de tu situación y tus necesidades particulares. En caso de que se realice una mastectomía preventiva (una mastectomía para reducir un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama), la reconstrucción siempre se hace inmediatamente.

Después de la mastectomía o de la lumpectomía, y después de la terapia de radiación, la quimioterapia o las terapias dirigidas que se administren. Esto se denomina “reconstrucción diferida”. Algunos tratamientos, como la terapia de radiación y, en ocasiones, la quimioterapia, administrados después de la cirugía, pueden provocar que la mama reconstruida pierda volumen y sufra cambios de color, textura y aspecto. Se sabe que la terapia de radiación en particular produce cambios no deseados en la mama reconstruida con un implante. Los tumores malignos que tienen más de 5 cm y que hicieron metástasis en los ganglios linfáticos tienen más probabilidades de requerir terapia de radiación después de la cirugía. Además, las investigaciones sugieren que una mama reconstruida puede impedir que la terapia de radiación llegue al área afectada por el cáncer, aunque eso puede variar en cada caso. Algunos cirujanos les aconsejan a las pacientes esperar hasta finalizar la terapia de radiación y la quimioterapia para realizar la reconstrucción mamaria. Esto significa que la reconstrucción puede realizarse de 6 a 12 meses después de la mastectomía o la lumpectomía.

Si la mujer prefiere, la reconstrucción se puede hacer años después. Algunas mujeres no están preparadas para hacerse la cirugía antes, o cambian de opinión sobre su decisión inicial de mantener el pecho sin modificaciones tras la mastectomía o sobre el hecho de usar prótesis.

Como una estrategia en etapas, que implica realizar parte de la cirugía reconstructiva durante la mastectomía o la lumpectomía y parte de la cirugía reconstructiva después de otros tratamientos. Esto se denomina “reconstrucción diferida-inmediata”. Esta nueva estrategia en etapas nueva surgió en el M.D. Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas. En la reconstrucción diferida-inmediata, se coloca un expansor de tejidos o un implante mamario común debajo del músculo torácico y se preserva la piel de la mama después de que se extirpa la mama. Colocar un expansor o implante de manera temporal preserva la forma de la mama y la piel mamaria durante los tratamientos de radiación y ofrece el beneficio de que luego se pueda realizar una mastectomía con preservación de la piel. Un expansor de tejidos es un dispositivo similar a un globo que estira la piel para crear un “bolsillo” donde va la mama reconstruida debajo de la piel. Una vez que concluye la radiación y que los tejidos se han recuperado (lo que puede tardar entre 4 y 6 meses), se quita el expansor o implante utilizado para mantener la forma de la mama y se lo reemplaza con un colgajo de tejido extraído de una zona donante acordada previamente con el cirujano.

Muchas veces, los médicos no están seguros de si es beneficioso que la paciente se realice terapia de radiación y quimioterapia antes de extirpar y analizar el tumor y algunos ganglios linfáticos. Realizar este análisis puede llevar hasta una semana. Si se necesita terapia de radiación, el expansor de tejidos o el implante permanece en su lugar hasta que finaliza la radiación. El expansor tiene una vía de acceso (un tapón, válvula o bobina de metal o de plástico) que le permite al cirujano introducir o extraer líquido (una solución de agua con sal) durante un tiempo. Algunos médicos deciden desinflar el expansor durante la terapia de radiación, a fin de permitirle al oncólogo especialista en terapia de radiación que dirija el tratamiento de manera precisa al área de la mama afectada por el cáncer. En este caso, aproximadamente dos semanas después de la radiación, se vuelve a inflar gradualmente el expansor de tejidos a su tamaño anterior. A medida que se vuelve a inflar el expansor, es posible que sientas algo de dolor o presión durante algunas horas después de que se agrega más líquido. Por lo general, estas molestias desaparecen al día siguiente. La reconstrucción mamaria suele completarse alrededor de 4 a 6 meses después de la radiación.

El momento adecuado para la reconstrucción mamaria es uno de los temas más debatidos en las investigaciones sobre reconstrucción. Es importante que la totalidad del equipo de médicos (cirujano especialista en mamas, cirujano plástico, oncólogo especialista en terapia de radiación, médico oncólogo y otras personas encargadas del cuidado del paciente) se reúna y analice tu caso en particular en forma grupal. Idealmente, este grupo debe reunirse antes de que tomes la decisión sobre la mastectomía o lumpectomía, debido a que el tipo de cirugía mamaria a la que te sometas puede afectar el resultado de la reconstrucción. Por ejemplo, algunas mujeres pueden optar por someterse a una mastectomía en lugar de a una lumpectomía debido a que el cirujano plástico les informe que la reconstrucción posterior a la mastectomía ofrece mejores resultados estéticos. Debido a que cada caso de cáncer de mama es único, cada tipo de cirugía de reconstrucción y el momento adecuado para su realización también son únicos. Juntos, tu equipo médico y tú pueden elegir un enfoque adecuado para ti.

Existen diversos factores que influyen en el momento adecuado para realizar la reconstrucción:

Estadio del cáncer: En general, las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en estadio I o algunos casos de cáncer de mama en estadio II que eligen la mastectomía en función de una biopsia son menos propensas a necesitar radiación u otros tratamientos después de la mastectomía y suelen ser buenas candidatas para la reconstrucción inmediata. Esta es la mejor opción porque combina la mastectomía y la reconstrucción mamaria en una misma intervención quirúrgica. Sin embargo, si es probable que se necesite la terapia con radiación, se puede utilizar la estrategia en etapas. El cirujano te ayudará a decidir cuál será el mejor momento para realizar la cirugía.

Las mujeres con diagnóstico de cáncer en estadio III o estadio IV casi siempre necesitan terapia de radiación u otros tratamientos después de la mastectomía, debido al tamaño del cáncer o a la cantidad de ganglios linfáticos afectados. En este caso, algunos médicos recomiendan posponer la reconstrucción hasta que hayan finalizado los demás tratamientos contra el cáncer de mama. La reconstrucción puede requerir tiempo de cicatrización adicional que podría demorar la terapia de radiación y la quimioterapia.

De todas maneras, es posible que la reconstrucción inmediata sea una buena opción en ciertos casos. Por ejemplo, si la quimioterapia es tu primer tratamiento para reducir el cáncer de mama, la cirugía tal vez permita lograr una regresión tumoral. Puede que seas elegible para una mastectomía con preservación de la piel, que resguarda la mayor cantidad posible de piel de la mama. Si bien es posible que todavía sea necesaria la terapia con radiación, puede que el médico sea optimista sobre sus efectos en una reconstrucción con colgajo inmediata. O el médico puede sugerir una reconstrucción en etapas y la utilización de un expansor de tejido o de un implante con solución salina para mantener el bolsillo mamario durante los tratamientos. El médico y tú decidirán la estrategia que sea más adecuada para ti.

Si no estás segura de cuál es el estadio del cáncer de mama que corresponde en tu caso, pregúntale a tu médico. También te recomendamos que visites la página Estadios del cáncer de mama.

Los centros de salud y los profesionales disponibles en tu área: Si deseas realizarte una reconstrucción inmediata con tu propio tejido (reconstrucción autógena) o con un implante, necesitarás dos cirujanos acreditados que puedan operar en el mismo hospital y que puedan trabajar juntos: un cirujano especialista en cáncer de mama, que realizará la mastectomía, y un cirujano plástico que tenga experiencia la reconstrucción mamaria que elijas. Algunas de las técnicas más recientes de reconstrucción con colgajo requieren que el cirujano esté capacitado en microcirugías, ya que es necesario unir los pequeños vasos sanguíneos del colgajo de tejido a los vasos del pecho para que la mama creada con el colgajo obtenga un flujo de sangre adecuado. No todos los cirujanos plásticos están capacitados para eso. En general, la microcirugía requiere la intervención de dos cirujanos plásticos, además del cirujano especializado en intervenciones mamarias.

Además, dado que el método de reconstrucción diferida-inmediata es relativamente nuevo y algo más complicado que la programación de la reconstrucción inmediata o de la reconstrucción diferida, esta opción aún no se encuentra disponible en todos los centros de salud. Es más probable que haya cirujanos con experiencia en este método en los centros oncológicos de grandes ciudades y en los centros oncológicos asociados con universidades. Si te sientes muy inclinada a un determinado enfoque de programación, es aconsejable que hables con varios cirujanos especialistas en mamas para defender tus propios intereses. Habla con tu oncólogo de las opciones de programación más adecuadas para tu caso y de los cirujanos disponibles en tu área.

Tu estilo de toma de decisiones: recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede ser una experiencia aterradora y estresante. Tomar decisiones sobre la mastectomía o la lumpectomía y otros tratamientos puede dejarte emocionalmente agotada. La idea de tomar aún más decisiones acerca del tipo de reconstrucción a la cual someterte y cuándo realizarla puede ser demasiado para ti. Es importante recordar que la mastectomía no suele ser una cirugía de emergencia, aunque a veces se sienta así. Tienes tiempo para pensar las cosas. Tómate un tiempo para aclarar tus pensamientos, investiga y considera diversas opciones. Trata de tomar una decisión que se enfoque en tu situación a largo plazo y no solamente en las circunstancias actuales. Si decides no hacerte una reconstrucción mamaria ahora, pregúntale al médico cuáles son las diferencias entre la reconstrucción inmediata y la reconstrucción diferida en materia de recuperación a corto plazo y resultados a largo plazo.

Tu estado de salud en general: Si tienes diabetes, problemas circulatorios o un trastorno hemorrágico, el médico puede preferir que te recuperes completamente de la mastectomía antes de realizar la reconstrucción. Pero puede que aún así seas elegible para una reconstrucción inmediata; es una decisión que se toma caso a caso. El tabaquismo excesivo puede afectar la capacidad de cicatrización del cuerpo, así que el médico puede pedirte que dejes de fumar un tiempo antes de la cirugía de reconstrucción para mejorar esa capacidad.

En palabras del experto

“Siempre que sea posible, se prefiere hacer una reconstrucción en conjunto con la mastectomía. La gran mayoría de las pacientes son buenas candidatas para una reconstrucción inmediata, así que deberían investigar las opciones disponibles y consultar sobre las técnicas de reconstrucción antes de realizarse la mastectomía. Incluso si la recomendación es esperar, una consulta previa a la mastectomía con un cirujano plástico puede fomentar la planificación colaborativa entre el cirujano que realizará la mastectomía y el equipo que trabajará en la reconstrucción, lo que permitirá coordinar los plazos y el enfoque quirúrgico para mejorar al máximo el resultado final”.
— Dr. Frank J. DellaCroce, miembro del Colegio Estadounidense de Cirujanos, Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama (Center for Restorative Breast Surgery), Nueva Orleans, Luisiana

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio