Pruebas de detección después de una reconstrucción mamaria

Si te has quitado una mama por completo (mastectomía) y te has realizado una cirugía de reconstrucción mamaria, ya no será necesario realizar mamografías de detección en esa mama. Actualmente no hay información que respalde la importancia de una mamografía de detección después de una mastectomía y una reconstrucción, ya sea por implante o por colgajo. (La única excepción es el uso de diagnósticos por IRM para detectar posibles rupturas de un implante de silicona; encontrarás información más abajo).

Si te has realizado una mastectomía doble con reconstrucción, no necesitas realizarte mamografías de detección. Algunos cirujanos pueden recomendarte una mamografía basal o una IRM después de la reconstrucción para que tengas un parámetro de comparación si hay algo inusual más adelante. Se considera que es suficiente realizar exámenes físicos anuales y autoexploraciones mensuales; el diagnóstico por imágenes se realizará solo si se detecta algo inusual. (Consulta la página Autoexploración de la mama para obtener más detalles saber cómo realizar una autoexploración).

Si te has realizado una reconstrucción con colgajo y sientes un bulto o una zona dura, es probable que sea un caso de necrosis grasa benigna causada por los adipocitos que mueren después del procedimiento de reconstrucción. Estas células se calcifican y forman bultos inmediatamente después de la cirugía y, a diferencia del cáncer, normalmente conservan el mismo tamaño o se reducen con el tiempo. El médico podrá confirmarlo con un examen físico. De vez en cuando, se necesita una mamografía, una ecografía o una biopsia de aspiración (quitar tejido usando una aguja muy fina) para confirmar que se trata de necrosis grasa benigna.

Si tuviste una reconstrucción con implante y sientes una zona dura en el área de la mama, puede que sea una contractura capsular. La contractura capsular se produce cuando se forma una cápsula de tejido duro alrededor del implante. Puede ser pequeña y casi imperceptible o puede ser muy dolorosa y distorsionar la forma de la mama. Avísale al médico si ves o sientes algunos de esos síntomas.

Si mantuviste la mama sana, o si tuviste una lumpectomía con reconstrucción parcial, deberás realizarte pruebas anuales de detección de cáncer mediante mamografías o algún otro método de diagnóstico por imágenes, como una IRM. También deberías realizarte autoexploraciones de mamas mensualmente y que un médico te realice un examen de mamas una vez al año.

A veces es necesario realizar pruebas de detección por razones especiales:

Prueba de detección por IRM para identificar rupturas de implantes de silicona

Si el médico usó un implante de silicona para la reconstrucción mamaria, la FDA recomienda que te hagas una prueba de detección por IRM 3 años después de recibir el implante para identificar una posible ruptura y que luego te realices ese mismo examen cada 2 años de por vida. Si se produce una ruptura en el implante de silicona, el gel se drena de a poco y puede que no te des cuenta de que sucedió. Lograr que el seguro médico cubra las IRM para estos casos puede ser toda una odisea, así que tal vez tengas hacer las solicitudes en conjunto con el personal del consultorio de tu médico.

Prueba de detección para una mama saludable con un implante

Si te colocaste un implante en la mama sana para que tenga el mismo tamaño que la mama reconstruida, las pruebas de detección de cáncer para esa mama serán distintas. Los rayos X de las mamografías no atraviesan los implantes de silicona ni de solución salina lo suficiente para mostrar todo el tejido mamario que rodea al implante. Por eso, es posible que el técnico deba captar varios ángulos de las mamas. Este proceso, el técnico capta “vistas de desplazamiento del implante” empujando el implante contra la pared torácica y trayendo el tejido mamario hacia adelante. Gracias a eso, se puede observar más tejido en la mamografía. Asegúrate de que el técnico tenga experiencia en mamografías de mamas que tienen implantes.

Pruebas de detección después de una mastectomía con preservación del pezón

En la mastectomía con preservación del pezón, se extirpa todo el tejido mamario pero se deja el pezón. Los enfoques aplicados actualmente en esta cirugía son bastante exitosos en lo que respecta a extirpar todo el tejido mamario. En años anteriores, la mastectomía con preservación del pezón dejaba algo de tejido mamario. Si te hiciste una mastectomía de este tipo hace tiempo, consulta al médico si es necesario que te hagas pruebas rutinarias de detección de cáncer.

Pruebas de detección para mujeres de alto riesgo

Aunque no es común que se recomienden pruebas de detección después de la reconstrucción, no hay nada escrito en piedra. Si tienes antecedentes familiares, si una prueba genética indica que tienes un alto riesgo de ser diagnosticada con cáncer de mama, o si tu médico cree que tienes un alto riesgo de que tengas una recurrencia local, es posible que te recomienden pruebas de detección más adelante, aunque no está comprobada su utilidad. Por lo general, las pruebas por IRM podrían ser mejores que una mamografía porque ofrecen imágenes más detalladas; sin embargo, pueden ser difíciles de analizar y tienen una tasa alta de falsos positivos (es decir, imágenes en las que algo parece sospechoso pero no es nada).

Si el médico te recomienda pruebas de detección, pregúntale cuál es la más adecuada para ti: mamografía, IRM, ecografía o una combinación. Luego de la reconstrucción, suele ser mejor esperar al menos 6 meses para comenzar las pruebas de detección. Y asegúrate de avisar en el centro de diagnóstico que tienes una reconstrucción con implantes mamarios o con colgajo.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio