Protética: una alternativa a la reconstrucción

Si decides que la reconstrucción mamaria no es adecuada para ti pero quieres recuperar la estética que tenías con la mama, una prótesis, también llamada “prótesis mamaria externa”, puede ayudarte a lograr un aspecto equilibrado sin cirugía. Puedes utilizar una prótesis (o dos, si te sometiste a una mastectomía doble) si deseas la apariencia de tener mamas pero quieres demorar la reconstrucción o no someterte a esta cirugía.

Una prótesis constituye la manera más rápida de llenar el espacio donde se encontraba la mama. Puedes colocarla en el sostén o en el traje de baño y tener la apariencia que tenías antes de la cirugía. Esto es un gran alivio para muchas mujeres, especialmente después de perder una mama y tomar tantas decisiones importantes.

Un voluntario capacitado del programa Recuperación a su alcance de la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS) puede ir a tu hogar o a tu habitación en el hospital y proporcionarte un prótesis mamaria externa temporal, así como también darte información sobre las prótesis y dónde adquirirlas en tu área, y sobre reconstrucción y otros temas.

Las prótesis mamarias vienen en muchas formas, tamaños y materiales: gel de silicona, gomaespuma o guata de fibra sintética. Algunas prótesis se califican según el peso, y otras, no. Una empresa, Nearlyou, (en inglés) ofrece 86 tamaños y formas diferentes. Muchas prótesis se colocan dentro un bolsillo en un sostén o camisola diseñados especialmente a tal fin. Otras vienen con parches adhesivos que se pegan al borde superior del área de la mama, lo cual te permite no utilizar sostén, si así lo deseas. Otras utilizan imanes: un imán se pega a la piel con un parche adhesivo, y el otro imán se ubica en la parte posterior de la prótesis. La prótesis mamaria externa se acopla al imán en el pecho para mantenerse en su lugar. Las prótesis que se mantienen en su sitio con adhesivo o imanes no requieren lencería especial. Los parches adhesivos duran alrededor de una semana, y debes reemplazarlos cuando se cumple ese lapso.

Si eliges una prótesis que utiliza adhesivo o imanes para mantenerse en su lugar, ten cuidado al aplicar los parches adhesivos en la piel. La mayoría de las mujeres no tienen problemas, pero la piel de algunas personas está particularmente sensible después de la cirugía.

Hay dos tipos principales de prótesis mamarias, y cada una puede ser adecuada para ti en momentos distintos y por diferentes razones:

  • Un modelo liviano (relleno de poliéster o gomaespuma) se recomienda cuando te estás recuperando de la cirugía, ya que es más cómodo. Además, es cómodo durante la época de calor y al nadar, y puede lavarse a máquina. La mayoría de las prótesis mamarias livianas pueden usarse en agua clorada o salada.
  • Una prótesis de silicona puede lucir más realista y sentirse más natural para el uso cotidiano. Si prefieres usar una prótesis durante las relaciones sexuales, la mayoría de las mujeres elijen las prótesis de silicona debido a que son las que se sienten más naturales al tacto para su pareja. Se encuentran disponibles dos tipos de prótesis de silicona:
    • Asimétricas: diseñadas solo para el lado izquierdo o para el lado derecho.
    • Simétricas o con forma de pera: estas prótesis funcionan tanto en el lado izquierdo como en el derecho, y pueden usarse de costado para rellenar el costado del sostén o centradas para lograr volumen y escote en el centro.

Las prótesis de silicona pueden parecer pesadas en comparación con los modelos rellenos con gomaespuma, en especial para mujeres con mamas grandes. Sin embargo, el peso equilibrado de la silicona ayuda a mantener los hombros parejos y la postura derecha. Los precios varían de menos de $100 a $500 para productos de alta calidad (el tamaño no influye en el costo), y duran de dos a cinco años. El agua salada, el agua de las piscinas y las bañeras de hidromasaje pueden dañar la cubierta exterior de la mayoría de los productos de silicona y hacerla más pegajosa (por ende, más propensa a acumular suciedad) y más delgada (lo que hace que sea más probable que se rompa y que tenga fugas). Consulta con el fabricante para asegurarte. De ser posible, es aconsejable evitar el uso de prótesis de silicona en cualquier tipo de agua y utilizar una prótesis mamaria externa liviana menos costosa en su lugar. La silicona solamente puede lavarse a mano.

Puedes adquirir una prótesis mamaria en tiendas de suministros quirúrgicos, en farmacias, en tiendas de ropa interior personalizada (que suelen tener asistentes capacitados) o a través de un servicio privado a domicilio. Es aconsejable que te pruebes muestras debajo de distintas prendas (desde suéteres y camisetas hasta trajes y ropa formal) para asegurarte de que la prótesis sea adecuada para todos los aspectos de tu estilo de vida. Asegúrate de preguntarle al asistente cuál es la mejor manera de usar las prótesis en función de tu caso, tu tipo de cuerpo, tu ropa y tus actividades específicos.

Opciones hechas a medida

Algunas tiendas especializadas venden prótesis mamarias hechas a medida, fabricadas y moldeadas individualmente para que coincidan con el color y el contorno natural del cuerpo y de la otra mama. Estas prótesis suelen estar hechas de silicona o de látex y son significativamente más costosas que una prótesis mamaria que no está hecha a medida. Muchas compañías de seguro médico no cubren las prótesis mamarias externas hechas a medida. Se realiza un molde de yeso o un escaneo por láser del pecho y, a continuación, se demarca el contorno de la prótesis de modo que se ajuste bien al cuerpo.

Ropa especial que se adecúa a una prótesis

Existen trajes de baño y la ropa interior diseñada para mujeres que se sometieron a mastectomías, que se encuentran disponibles por catálogo o en línea en distintas tiendas, como Sears, Lands' End, JCPenney y tiendas especializadas. Estas prendas vienen con un bolsillo para sostener la prótesis. También puedes coser bolsillos en los sostenes o trajes que tengas. Si decides adquirir una prótesis hecha a medida, probablemente no necesites ropas o sostenes especiales.

Cobertura del seguro médico para prótesis

Es importante que tu médico haga una receta para las prótesis, de modo que recibas un reembolso de parte de tu aseguradora si tu plan las cubre.

Antes de adquirir o probarte una prótesis, asegúrate de consultar con tu compañía de seguro médico para averiguar exactamente qué parte de la recuperación y la rehabilitación tiene cobertura. Aunque los planes pueden variar, suelen cubrir lo siguiente:

  • dos a cuatro sostenes especiales para mastectomías (con bolsillos para prótesis) por año
  • una nueva prótesis cada 12 o 24 meses

Si le solicitas al seguro médico que cubra una prótesis, quédate tranquila, porque eso no afectará la cobertura de una posible reconstrucción mamaria en el día de mañana.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio