Satisfacción con los resultados de la reconstrucción mamaria

El resultado ideal de toda cirugía de reconstrucción mamaria es un aspecto equilibrado (también conocido como “simetría mamaria”). Quieres verte y sentirte equilibrada. Los cirujanos plásticos refinan constantemente las técnicas de reconstrucción mamaria y la programación adecuada de esta cirugía para garantizar que los resultados sean satisfactorios, tanto física como emocionalmente. Sin embargo, existe la posibilidad de que no quedes 100 % satisfecha con los resultados de la reconstrucción mamaria.

Es posible que tus nuevas mamas no cumplan tus expectativas en lo que respecta al tamaño, la posición, el ángulo o el equilibrio. Es posible que no sean tan suaves o que no tengan un tacto tan natural como imaginaste. Probablemente, no tengas sensibilidad en una mama reconstruida con un implante y tengas poca sensibilidad en una mama en la que se realizó una reconstrucción autógena.

Una de las mejores formas de asegurarte de que estarás lo más satisfecha posible con la mama reconstruida es hacerle muchas preguntas al equipo médico acerca de qué puedes esperar. Es importante hablar de esos temas incluso antes de la incisión inicial de la mastectomía, ya que el lugar y el “diseño” de esa primera incisión pueden afectar el resultado de la reconstrucción. Pide ver fotografías de reconstrucciones mamarias que haya realizado tu cirujano. También puedes pedirle al cirujano los nombres de algunas mujeres que se hayan sometido al mismo tipo de procedimiento que consideras que te realicen. Puede serte útil hablar con otra mujer acerca del proceso de decisión, de sus médicos y del grado de satisfacción con los resultados.

Ciertos factores específicos parecen ser importantes para la satisfacción de una mujer con los resultados de la reconstrucción mamaria:

  • Tamaño: Inmediatamente después de la cirugía, la mama reconstruida puede verse un poco más grande que la otra mama. Esto se debe a la inflamación producida por la cirugía. La inflamación disminuye a medida que la mama reconstruida cicatriza, y entonces esta debe tener un tamaño más similar al de la otra mama. Si aún existe una diferencia de tamaño notable, el cirujano puede extirpar algo de grasa de la mama reconstruida.
  • Aumento de peso: Una mama reconstruida con un implante no aumenta de peso ni lo pierde si tú lo haces. Si te sometes a una reconstrucción con implante y aumentas de peso después de la cirugía, tal vez tú y el cirujano prefieran cambiar el implante inicial por uno de mayor tamaño, a fin de restablecer el equilibrio en las mamas. Esto no suele ser un problema en los casos de reconstrucción mamaria con colgajo, porque este procedimiento acompaña el aumento o la pérdida de peso de tu cuerpo. De todas formas, un aumento o una disminución de peso considerable podría generar un desequilibro entre la mama reconstruida y la mama natural.
  • Caída: Es difícil igualar la caída natural de la mama original. Las mamas reconstruidas mediante un procedimiento autógeno pueden caer un poco debido al paso del tiempo y la gravedad, pero las mamas reconstruidas con implantes no suelen caer. Con el tiempo, es posible que la otra mama caiga mientras que la mama reconstruida permanece más elevada y firme. Cuando uses un sostén o un traje de baño, es posible que no se note la diferencia, pero cuando estés desnuda, esto puede molestarte. De ser así, suele ser mucho más fácil que el cirujano reduzca y levante la otra mama a fin de que luzca como la mama reconstruida. Para obtener más información, consulta la sección Modificar la otra mama.
  • Cambios en la sensibilidad de la mama: Al tocar la mama reconstruida, se sentirá como la mama natural para ti o para la persona que la toque. Aún así, es probable que no tengas mucha sensibilidad en la mama al tocarla. Esto se debe a que la mayoría de los nervios se cortan durante la mastectomía y la reconstrucción, y el área pierde sensibilidad. Esto puede ser perturbador para aquellas mujeres en las que las mamas eran una importante zona erógena. Los nervios tienen la capacidad de volver a crecer, pero esto puede tomar mucho tiempo. Si los nervios comienzan a volver a crecer, es posible que sientas hormigueo o tengas otras sensaciones en la mama. En caso de que la mama vuelva a tener algo de sensibilidad, probablemente comiences a sentir algo en un año o dos. Si no tienes sensibilidad en la mama, es posible que la recuperes en el área junto a ella. Algunas mujeres descubren que la axila junto a la mama reconstruida se vuelve extremadamente sensible al tacto y es una nueva zona erógena.

Si no estás tan satisfecha con la mama reconstruida como pensaste que lo estarías, habla con el cirujano y con otros miembros del equipo médico. Tal vez existan medidas que tú y tu equipo médico puedan tomar para mejorar el aspecto y el tacto de la reconstrucción.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio