Autoinjertos de grasa

Los autoinjertos de grasa, también llamados “transferencia de grasa autógena”, están surgiendo como una nueva técnica de reconstrucción mamaria. Para los autoinjertos de grasa, se extrae tejido adiposo de otras partes del cuerpo (generalmente, los muslos, el abdomen y las nalgas) mediante una liposucción. A continuación, el tejido se procesa para transformarlo en líquido y se inyecta en el área de la mama para recrearla.

Otra forma de autoinjerto de grasa, denominada “lipotransferencia”, se utilizó durante varios años para corregir pequeñas diferencias en la forma, el equilibrio o la posición de la mama reconstruida en comparación con la otra. Dado que esta técnica dio buenos resultados, los médicos pensaron que podrían reconstruir la totalidad de una mama utilizando grasa.

Puede ser tentador pensar que el autoinjerto de grasa es un procedimiento “más seguro” porque no conlleva una cirugía mayor. Sin embargo, todavía no está claro el éxito del procedimiento a largo plazo. Debido a que la técnica de autoinjerto de grasa es tan nueva, aún no se realizaron estudios clínicos exhaustivos sobre el procedimiento. Los estudios que se realizaron incluyen a menos de 100 mujeres, y el período de seguimiento promedio es de menos de 4 años.

También es importante saber que, en muchos casos, el cuerpo puede reabsorber la grasa inyectada en el área de la mama con el tiempo, y es posible que la mama pierda algo de volumen. Por este motivo, algunos cirujanos plásticos inicialmente agregan más grasa de la crees que necesitas.

Además, si el autoinjerto no funciona y quieres probar una reconstrucción con colgajo, es posible que ya hayas utilizado una importante fuente de tejido, como el abdomen. Debes tener en cuenta todas estas cosas.

En un tipo de procedimiento de autoinjerto de grasa, se utiliza un expansor externo de tejidos (denominado “dispositivo Brava”) varias semanas antes y después del autoinjerto. El dispositivo Brava es similar a un sostén con conos plásticos a modo de copas. Los conos ejercen succión sobre la superficie de la mama para expandir el tejido y crear una matriz para que se aloje la grasa. El uso del dispositivo Brava parece ser importante para que la mama reconstruida mantenga el volumen. En un estudio, las mujeres que no usaron el dispositivo Brava como se les indicó experimentaron una disminución del volumen de la mama de casi el doble en comparación con las mujeres que utilizaron el dispositivo Brava.

Según el tamaño que desees que tenga la mama reconstruida, es posible que debas realizar varios procedimientos de autoinjerto de grasa en el transcurso de unos meses. En la mayoría de los casos, se usa anestesia general.

Beneficios y riesgos de los autoinjertos de grasa

Las ventajas de los autoinjertos de grasa son las siguientes:

  • Se utiliza tu propio tejido en lugar de un implante.
  • La grasa se extrae de un área donde no deseas que esté.
  • Muchas mujeres informan que las mamas reconstruidas con autoinjertos de grasa tienen algo de sensibilidad, son suaves al tacto y muy similares a la mama natural no reconstruida.

Las desventajas de los autoinjertos de grasa son las siguientes:

  • No se realizaron estudios clínicos exhaustivos con seguimiento a largo plazo sobre los autoinjertos de grasa. Si bien en estudios de pequeña escala se informan buenos resultados, no sabemos si esta técnica funciona para todas las mujeres ni cuánto tiempo duran los resultados.
  • Según el cirujano que elijas para que realice el procedimiento, es posible que se te solicite que utilices el dispositivo Brava u otro tipo de expansor externo de tejidos durante 4 semanas o más antes de las inyecciones de grasa y durante varias semanas después de esas inyecciones.
  • Es posible que se requieran entre cuatro y seis sesiones individuales para obtener los mejores resultados.
  • El cuerpo puede reabsorber la grasa inyectada, y es posible que, con el tiempo, la mama pierda algo de volumen o incluso todo el volumen.
  • Debido a que algunas células de grasa pueden estimular el crecimiento celular, a algunos médicos les preocupa que la grasa inyectada en el área de la mama pueda impulsar la proliferación de las células de cáncer de mama inactivas. Se deben realizar investigaciones para determinar si eso es así.
  • Parte de la grasa inyectada en el área de la mama puede morir, lo que se denomina “necrosis”. Los síntomas de la necrosis pueden incluir dolor y hemorragia, piel de color azul oscuro o negro, adormecimiento, fiebre y úlceras que supuran pus o una secreción con mal olor.
  • Tal vez agotes tus opciones de zonas donantes y no puedas realizarte una reconstrucción con colgajo si el autoinjerto de grasa no funciona.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio