Riesgos de la cirugía de colgajo DIEP

Como todas las cirugías, la cirugía con colgajo de perforante de la arteria epigástrica inferior profunda (DIEP) tiene algunos riesgos. Muchos de los riesgos asociados con la cirugía de colgajo DIEP son los mismos que los riesgos de la mastectomía. Sin embargo, hay algunos riesgos que son exclusivos de la reconstrucción con colgajo DIEP.

Degeneración del tejido: En casos poco frecuentes, el tejido que se traslada del abdomen al área de la mama no tiene una circulación adecuada, y es posible que parte del tejido muera. Los médicos denominan “necrosis” a esta degeneración del tejido. Algunos síntomas de la necrosis del tejido incluyen piel de color azul oscuro o negro, sensación de frío o frío al tacto en el tejido o incluso el posterior desarrollo de heridas abiertas. También es posible que tengas fiebre o que te sientas mal si no tratas esos síntomas de inmediato. Si hay una pequeña área donde se observa necrosis, el cirujano puede recortar el tejido muerto. Esto se realiza en el quirófano, con anestesia general o, en algunas ocasiones, en una sala de procedimientos menores. Si la mayor parte del tejido del colgajo o el colgajo entero desarrolla necrosis, el médico tal vez considere que el colgajo fue un fracaso quirúrgico completo, lo que significa que habrá que quitar y reemplazar el colgajo en su totalidad. A veces el colgajo se reemplaza en poco tiempo, aunque en la mayoría de los casos, el equipo quirúrgico quitará todo el tejido muerto y permitirá la recuperación de la zona antes de buscar un nuevo lugar para extraer el tejido para el nuevo colgajo.

“Si hay necrosis, el problema surge a corto plazo, en los primeros días posteriores a la cirugía”, explica el Dr. Frank J. DellaCroce, miembro del Colegio Estadounidense de Cirujanos, cirujano plástico y cofundador del Centro de Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama (Center for Restorative Breast Surgery). “Si no hay síntomas, sabrás que el tejido está recibiendo una irrigación sanguínea apropiada, así que no debes preocuparte por problemas a largo plazo”.

Bultos en la mama reconstruida: Si se interrumpe la irrigación sanguínea a parte del tejido graso utilizado para reconstruir la mama, con el tiempo, dicho tejido puede ser remplazado por tejido cicatricial firme que se sentirá como un bulto. Esto se denomina “necrosis grasa”. Generalmente, no se nota el bulto hasta que se ablanda el colgajo y baja la inflamación (entre 6 y 8 meses). Estos bultos de necrosis grasa pueden o no desaparecer por sí solos. También pueden causarte cierto malestar. Si los bultos de necrosis grasa no desaparecen por sí solos, es recomendable que el cirujano los extirpe. Después de someterse a una mastectomía y a una reconstrucción, puede resultar un poco aterrador encontrar otro bulto en la mama reconstruida. Extirparlos puede proporcionarte mayor tranquilidad y aliviar cualquier malestar que puedas tener.

Hernia o debilidad muscular en la zona donante: una hernia se produce cuando parte de un órgano interno (con frecuencia, una pequeña porción del intestino) sobresale a través de un punto débil en un músculo. La mayor parte de las hernias se producen en el abdomen. Y suelen ocurrir cuando una persona que tiene un punto débil en un músculo abdominal tensiona el músculo, quizá al momento de levantar un objeto pesado.

Si tienes un colgajo DIEP, el riesgo de tener una hernia es bajo. El riesgo de sufrir una hernia es mucho más bajo con un colgajo DIEP que con cualquier tipo de colgajo TRAM. Esto se debe a que en el procedimiento de colgajo DIEP no se utiliza músculo para reconstruir la mama. Aún así, después de una cirugía abdominal, existe cierto riesgo de tener una hernia.

Las hernias pueden ser dolorosas y pueden causar una protuberancia visible en el abdomen. Las hernias suelen tratarse mediante la reparación quirúrgica de la abertura en la pared muscular. Por lo general, la cirugía se realiza de manera ambulatoria.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio