Riesgos de la cirugía de colgajo TUG

Como todas las cirugías, la cirugía de colgajo transversal del músculo recto interno (TUG) tiene algunos riesgos. Muchos de los riesgos asociados a la cirugía con colgajo TUG son los mismos que los riesgos de la mastectomía. Si te colocaron un implante junto con la reconstrucción con colgajo TUG, también existen riesgos exclusivos de la reconstrucción con implante. Sin embargo, hay algunos riesgos que son específicos de la reconstrucción con colgajo TUG.

Degeneración del tejido: En casos poco frecuentes, el tejido que se traslada del muslo al área de la mama no tiene una circulación adecuada, y es posible que parte del tejido muera. Los médicos denominan “necrosis” a esta degeneración del tejido. Algunos síntomas de la necrosis del tejido incluyen piel de color azul oscuro o negro, sensación de frío o frío al tacto en el tejido o incluso el posterior desarrollo de heridas abiertas. También es posible que tengas fiebre o que te sientas mal si no tratas esos síntomas de inmediato. Si hay una pequeña área donde se observa necrosis, el cirujano puede recortar el tejido muerto. Esto se realiza en el quirófano, con anestesia general o, en algunas ocasiones, en una sala de procedimientos menores. Si la mayor parte del tejido del colgajo o el colgajo entero desarrolla necrosis, el médico tal vez considere que el colgajo fue un fracaso quirúrgico completo, lo que significa que habrá que quitar y reemplazar el colgajo en su totalidad. A veces el colgajo se reemplaza en poco tiempo, aunque en la mayoría de los casos, el equipo quirúrgico quitará todo el tejido muerto y permitirá la recuperación de la zona antes de buscar un nuevo lugar para extraer el tejido para el nuevo colgajo.

Bultos en la mama reconstruida: si se interrumpe la irrigación sanguínea a parte del tejido graso utilizado para reconstruir la mama, dicho tejido puede verse remplazado por tejido cicatricial firme que se sentirá como un bulto. Esto se denomina “necrosis grasa”. Estos bultos de necrosis grasa pueden o no desaparecer por sí solos. También pueden causarte cierto malestar. Si los bultos de necrosis grasa no desaparecen por sí solos, es recomendable que el cirujano los extirpe. Después de someterse a una mastectomía y a una reconstrucción, puede resultar un poco aterrador encontrar otro bulto en la mama reconstruida. Extirparlo puede proporcionarte mayor tranquilidad y aliviar cualquier malestar que puedas tener.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio