Correcciones menores después de la reconstrucción

Es importante que la mama reconstruida tenga tiempo suficiente para sanar, entre 4 y 6  meses, antes de juzgar los resultados. Aun así, en algunos casos puede haber una pequeña diferencia en la forma, el equilibrio o la posición de la mama reconstruida en comparación con la otra mama. Debido a la gran cantidad de variables, no existe una estrategia estándar para la corrección de defectos menores después de la reconstrucción.

Algunas técnicas comunes son las siguientes:

Lipotransferencia: En la técnica de lipotransferencia (en inglés, “lipofilling”), se toma tejido graso de otra parte del cuerpo, como el abdomen. Este tejido se procesa para transformarlo en líquido en un laboratorio y, luego, se inyecta en la mama reconstruida para mejorar la forma o el volumen. Generalmente, se usa para suavizar o mejorar la piel colocada sobre un implante, para rellenar imperfecciones o para dar más altura a una reconstrucción con colgajo. Cada vez más cirujanos usan la lipotransferencia y algunas compañías de seguro médico cubren el procedimiento, aunque todavía puede ser problemático conseguir que se haga efectiva esa cobertura. Algunos planes de salud todavía clasifican la lipotransferencia como “experimental”, aunque varios estudios han demostrado su utilidad.

Si bien algunos médicos se preguntaron si la lipotransferencia incrementaba el riesgo de que el cáncer de mama volviera (recurrencia), estudios realizados en los años 2011 y 2016 indican claramente que las mujeres que se realizan una lipotransferencia después de la reconstrucción no son más propensas a la recurrencia que las mujeres que nunca se realizaron este procedimiento.

Productos de matriz dérmica: los productos de matriz dérmica son sustitutos de la piel hechos de piel humana, de ternero o de cerdo procesada y esterilizada para quitar todas las células, lo cual reduce el riesgo de enfermedad y de que tu cuerpo los rechace. Lo que queda es un marco similar a una malla compuesto mayormente de colágeno, una proteína resistente que se encuentra en la piel, los huesos y otros tejidos. La piel humana que se utiliza para los productos de matriz dérmica es donada por bancos de tejido que cumplen con los estándares de la Asociación Estadounidense de Bancos de Tejidos (AATB). Toda la piel utilizada para elaborar productos de matriz dérmica se prueba de conformidad con las normas del estado y de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). Existen más de 10 productos de matriz dérmica utilizados en la reconstrucción mamaria.

AlloDerm, Strattice, NeoForm y DermaMatrix son productos de matriz dérmica. Estos productos se han utilizado en la reconstrucción mamaria desde aproximadamente 1998, y en la actualidad se utilizan con mayor frecuencia.

Los cirujanos utilizan productos de matriz dérmica para rellenar surcos o huecos que pueden aparecer después de la reconstrucción.

Un cirujano plástico con experiencia en la reconstrucción mamaria puede trabajar contigo para elaborar un plan de corrección que aborde todas tus inquietudes y objetivos.

Si todos esos procedimientos menores no son suficientes, podrías considerar una cirugía adicional, ya sea en la mama reconstruida o en la otra mama, para conseguir los mejores resultados. La mayoría de los cirujanos plásticos recomiendan esperar, al menos, de seis meses a un año después de la reconstrucción antes de someterse a otra cirugía para corregir cualquier defecto. Esto permite que los tejidos cicatricen y que se estabilice cualquier distorsión o asimetría (desequilibrio). Para obtener más información, consulta la sección Modificar la otra mama.

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio