Modificar la otra mama

Algunas mujeres necesitan (o eligen) realizarse una mastectomía bilateral (procedimiento en el que se extraen ambas mamas), ya sea porque han sido diagnosticadas con cáncer en ambas mamas o porque tienen un riesgo muy alto de desarrollar cáncer de mama más adelante, según los resultados de pruebas genéticas o antecedentes familiares. El cirujano plástico reconstruye ambas mamas “empezando de cero” para que no sea un problema lograr un equilibrio estético entre ambas.

Pero lo más común es que las mujeres solo realicen una mastectomía simple, y eso genera un desafío: hacer que la mama reconstruida esté a tono con la apariencia de la otra mama. Es más fácil lograrlo si el cirujano utiliza un procedimiento con colgajos de tejido en vez de implantes. (Se puede “esculpir” un colgajo para emular la estética de la otra mama, mientras que el implante tiene una forma estándar). Sin embargo, en algunos casos es necesario realizar una cirugía en la mama sana para mantener la simetría o una estética equilibrada. Por ejemplo:

  • A veces, cuando se hace una reconstrucción con implante, es necesario ajustar la mama no reconstruida. No siempre es sencillo reconstruir una mama con un implante y lograr que sea idéntica a la otra mama.
  • Si quieres que la mama reconstruida sea más grande o más pequeña que antes, o si quieres que esté un poco más alta, el cirujano deberá operar la otra mama para mantener una estética equilibrada.
  • Aunque el cirujano haga un buen trabajo y logre que las mamas queden simétricas, es posible que haya que retocar la mama no reconstruida para mantener la similitud con la mama reconstruida.

Estos procedimientos se pueden realizar junto con la mastectomía. También es posible que el médico y tú decidan esperar y ajustar la otra mama una vez que la mama reconstruida haya sanado y se haya acomodado.

Todos los procedimientos para lograr una simetría mamaria deberían estar cubiertos por los planes de seguro médico grupales, gracias a la Ley de Derechos sobre la Salud y el Cáncer de la Mujer de los Estados Unidos de 1998 (WHCRA). Esa ley requiere que todos los planes de seguro médico grupales que cubran el costo de la mastectomía también cubran las cirugías reconstructivas. Para obtener más información, consulta la sección Cómo pagar por las cirugías reconstructivas.

A continuación, encontrarás una breve reseña de los procedimientos que permiten alterar la mama no reconstruida:

Aumento de pecho con un implante

Esta cirugía inserta un implante para que la otra mama quede más grande o más firme. Para insertarlo, se puede hacer la incisión en distintos lugares: debajo de la mama, alrededor de la areola, debajo del brazo o incluso a través del ombligo. Cuando la incisión se realiza a través del ombligo, el procedimiento se denomina “aumento de pecho transumbilical”. Después de realizada la incisión, el cirujano inserta el implante y lo empuja como por un túnel hasta llegar a la zona mamaria. En función de tu anatomía, el cirujano decidirá si desea colocar el implante debajo del músculo del pecho o sobre él.

En general, se espera que puedas retomar las actividades cotidianas en 3 o 4 semanas. Es posible que tengas que esperar entre 6 y 8 semanas para que la inflamación comience a mejorar y para que el pecho luzca normal.

  • riesgos a corto plazo: dolor, hematomas o pesadez en el pecho; hormigueo, sensación de ardor o dolor agudo durante unas semanas; sensibilidad del pezón; infección
  • riesgos a largo plazo: pequeño riesgo de pérdida de sensación en el pezón y en la areola; necesidad de reemplazar el implante en algún momento

Reducción de pecho

Para reducir el tamaño de pecho, el cirujano plástico suele hacer una incisión vertical en forma de triángulo desde la areola hasta la base de la mama para extraer la grasa de adentro y quitar piel afuera. Cuando el cirujano vuelva a unir la piel, la mama habrá quedado más chica. Es posible realizar una incisión más pequeña alrededor de la areola si se necesita extraer poco tejido. Por lo general, no se separa el pezón de la piel que lo rodea. Pero si la mama es muy grande, el cirujano tal vez deba separar el pezón y volver a colocarlo al terminar la reducción.

La reducción de pecho es un procedimiento más complejo que el aumento de pecho, y la recuperación es más difícil. En general, se espera que puedas retomar las actividades cotidianas entre 6 y 8 semanas después de la cirugía. Pueden pasar meses y hasta un año hasta que vuelvas a sentir la mama como antes.

  • riesgos a corto plazo: hematomas, dolor e inflamación durante varias semanas; pérdida temporal de la sensibilidad en los pezones (generalmente vuelve); dolor que es constante o que va y viene
  • riesgos a largo plazo: posible dolor y/o sensación punzante durante unos meses o hasta un año; pérdida o limitación de la irrigación sanguínea del pezón, especialmente si se extrae y luego se vuelve a colocar; pérdida de la capacidad de amamantar

Levantar las mamas

Casi todas las mujeres experimentan un decaimiento de las mamas con el tiempo. El cirujano plástico tal vez deba levantar la mama no reconstruida para que esté a la altura de la mama reconstruida. Levantar las mamas no implica agrandar o achicar las mamas, aunque se puede combinar con procedimientos quirúrgicos para modificar su tamaño. El tamaño de la incisión suele depender del nivel de decaimiento de la mama: es posible que sea suficiente realizar una pequeña incisión alrededor de la areola o tal vez sea necesario hacer una incisión que se extienda de la areola a la base de la mama. Luego, el cirujano estira el tejido mamario, le da la forma apropiada, quita el exceso de piel y se asegura de que el pezón y la areola estén en la posición correcta.

Es común que haya hematomas o inflamación. Además, es posible que pierdas la sensibilidad en el pezón total o parcialmente durante un tiempo. En general, se espera que puedas retomar las actividades cotidianas en 3 o 4 semanas.

  • riesgos a corto plazo: sensibilidad e inflamación durante unas semanas; adormecimiento en el pezón y en las mamas durante varias semanas
  • riesgos a largo plazo: adormecimiento en las mamas que puede durar un año aproximadamente; pérdida permanente de la sensibilidad del pezón (muy poco común); cirugía de revisión para retocar el trabajo de la cirugía original; caída de las mamas con el paso del tiempo

En palabras del experto

“La simetría es el noventa por ciento de una buena cirugía reconstructiva. Si bien una mama reconstruida refleja la destreza y el talento técnico de un cirujano plástico talentoso, tal vez no sea posible lograr una estética mamaria similar entre ambas sin modificar la otra mama”.
— Dr. Frank J. DellaCroce, miembro del Colegio Estadounidense de Cirujanos, Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama (Center for Restorative Breast Surgery), Nueva Orleans, Luisiana

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio