Reconstrucción del pezón

Después de la reconstrucción con implante o de la reconstrucción autógena, puedes decidir si también deseas que se reconstruya el pezón. Algunas mujeres desean hacerlo y otras no; la decisión depende de ti. Tienes tiempo para tomar esa decisión. La reconstrucción del pezón se realiza después de darle a la mama reconstruida tiempo para cicatrizar, es decir, al menos tres o cuatro meses después de la cirugía de reconstrucción. Sin embargo, puedes tomarte más tiempo para decidirlo. Puedes reconstruirte el pezón y luego tatuarlo para darle color o puedes hacerte un tatuaje tridimensional que lucirá como un pezón pero no tendrá volumen.

Si decides hacer una reconstrucción del pezón, tienes las siguientes opciones:

  • Reconstrucción del pezón con tejido. Se puede reconstruir el pezón con la piel que rodea la zona donde se ubicaría el pezón. El cirujano hace pequeñas incisiones para elevar y posicionar el tejido, al que luego le da forma y volumen para simular un pezón natural. Las técnicas más antiguas, en las que se utiliza tejido donante de la zona de los genitales o de otra parte del cuerpo, han perdido popularidad con el tiempo.

    Se puede tatuar el nuevo pezón para darle color y crear la areola alrededor del pezón. Por lo general, la técnica de coloración tridimensional de un pezón con volumen genera profundidad visual y física. La mayoría de los esteticistas médicos de los consultorios de los cirujanos plásticos utilizan la técnica de dermoabrasión, que aplica una sonda vibratoria de alta frecuencia para insertar el pigmento en la piel. Para lograr el color adecuado, pueden necesitarse varias sesiones. Los colores disponibles para la dermoabrasión pueden ser limitados, y los tatuajes realizados mediante esta técnica tienden a atenuarse con el tiempo.
  • Tatuaje de pezón. En lugar de utilizar tejido para reconstruir el pezón, algunas mujeres prefieren tatuarse un pezón en la mama reconstruida. Algunas mujeres elijen tatuarse una estrella, un corazón u otra imagen significativa en la mama reconstruida en lugar de un pezón.

    Los resultados más realistas se suelen lograr con tatuajes tridimensionales del pezón, que son tatuajes reales que usan agujas oscilantes recubiertas con pigmento. Las agujas insertan el pigmento en la piel. Esta técnica crea “un dibujo” del pezón y no tiene volumen, pero puede lucir muy real (aunque suele verse mejor de lejos que de cerca). Un tatuador puede utilizar una amplia gama de colores, y generalmente solo se necesita una sesión, aunque es posible que haya que hacer unos retoques con el tiempo. Los tatuajes en 3D son permanentes y no suelen atenuarse. Los tatuajes de pezón en 3D pueden utilizarse para crear pezones nuevos y para corregir el color de tatuajes de pezón anteriores que se atenuaron o cuyos colores no son los deseados.

    Vinnie Myers, tatuador y exmédico del ejército, es una de las pocas personas que conocemos en Breastcancer.org que se especializa en tatuajes de pezones en 3D. Desde 2002, Myers se dedica de lleno al arte de los tatuajes de pezones en 3D. Trabaja en el Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama (Center for Restorative Breast Surgery) de Nueva Orleans. Además, Myers viaja a muchos lugares ofreciendo sus servicios a tantas mujeres como sea posible. Para obtener más información sobre sus tatuajes en 3D, puedes leer las publicaciones del blog de Myers (en inglés).

    Whitney Center for Permanent Cosmetics (en inglés) también ofrece tatuajes de pezones en 3D y tiene centros de atención en la ciudad de Nueva York; en Montclair, Nueva Jersey y en Boca Ratón, Florida. La dueña y fundadora Melany Whitney cuenta con varias certificaciones: está certificada como maquilladora e instructora permanente y es miembro de la Academia Estadounidense de Micropigmentación (AAM). Tiene asociaciones profesionales con médicos en numerosos hospitales de los Estados Unidos, como New York Presbyterian Weill Cornell Medical College y Dubin Breast Center en el Tisch Cancer Institute en Sinai Hospital, ambos en la ciudad de Nueva York.

En cualquier caso, utilizar una técnica de láser de alta resolución para ubicar la areola (es decir, para el posicionamiento preciso del nuevo pezón y de la areola, que es la piel con coloración que rodea al pezón) puede lograr una ubicación más adecuada del nuevo pezón y de la areola. Se colocan pezones de látex para encontrar el tamaño y el color precisos y, luego, se tatúan los pezones.

Actualmente, la técnica de ubicación de la areola se encuentra disponible en una cantidad limitada de centros de salud, entre los cuales se incluye Lankenau Medical Center en Wynnewood, Pensilvania. La doctora Marisa Weiss, directora médica de Breastcancer.org, encabeza un movimiento para llevar la técnica a más hospitales de todo el país.

Debido a que la mama reconstruida no tiene la misma sensibilidad que tenía la mama antes de la cirugía, tatuar el área no suele causar dolor.

Si no quieres realizarte otra cirugía, pero quieres tener un pezón, hay varias opciones de “pezones falsos”. Los más comunes son los pezones removibles de poliuretano, que se encuentran en posición semierecta y son muy similares a los pezones naturales en materia de textura y color. Para colocarte el pezón, debes humedecer la parte posterior y pegarlo, como una pequeña ventosa. Puedes colocarlo y quitarlo cuando desees.

En esta sección, puedes obtener más información sobre estos temas:

Centro de Cirugías Reconstructivas de Mama


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio