Estimulación nerviosa

Read this page in English


Estimulación nerviosa es el término general que se aplica a las estrategias de control del dolor que estimulan a los nervios para que perciban otras sensaciones (como calor, frío o vibraciones), lo que puede “anular” toda sensación de dolor. Consulta con tu médico antes de utilizar cualquiera de estas técnicas. Puede que no sean adecuadas para algunas zonas del cuerpo que aún se están recuperando de la cirugía o de la terapia de radiación. Entre los ejemplos más destacados se incluyen:

  • Calor o frío: dependiendo del tipo de dolor que experimentas, las bolsas de gel frío o las almohadillas térmicas pueden servir. Generalmente, el frío adormece el área para aliviar el dolor, mientras que el calor es más eficaz para aliviar músculos doloridos.
  • Masaje o vibración: masajear el área dolorida con las manos o con un dispositivo vibratorio puede servir de alivio.
  • Mentol: existen cremas, lociones y geles que contienen mentol para aliviar el dolor. Una vez que se aplican directamente sobre la piel, elevan la circulación sanguínea hacia el área afectada y generan una sensación de calidez (o frescura) que dura varias horas. Se recomienda probar con una pequeña cantidad antes de determinar si la sensación genera o no alivio para el dolor.
  • Capsaicina: las cremas que contienen capsaicina se elaboran con una sustancia extraída de los pimientos. Cuando se aplica sobre la piel, la capsaicina genera una sensación de intensa calidez que puede ayudar a aliviar el dolor. Algunas personas lo perciben como una sensación de ardor desagradable, por eso es importante que pruebes con una pequeña cantidad antes de decidirte a usarla.
  • Electroestimulación nerviosa transcutánea (EENT): si experimentas un dolor leve y persistente en un lugar específico, quizás tu médico te recomiende usar un equipo de EENT (conocido como electroestimulador nervioso transcutáneo). Se trata de un pequeño dispositivo eléctrico que emite vibraciones de bajo voltaje a través de electrodos colocados sobre la piel, lo que genera una sensación de cosquilleo o zumbido. Las vibraciones pueden bloquear o anular los mensajes de dolor que envían los nervios desde el cuerpo al cerebro.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio