Dolor súbito

Read this page in English


Incluso si el dolor persistente está bien controlado con dosis regulares de analgésicos, es posible que experimentes un dolor súbito. Se trata de un empeoramiento repentino y a menudo intenso del dolor que “irrumpe” en medio del alivio que proporcionan las medicaciones. En general, aparece rápidamente, puede durar hasta una hora y se siente en gran medida como el dolor persistente, solo que más agudo. El dolor súbito puede ocurrir espontáneamente, sin causa aparente, o bien puede desencadenarse por un movimiento o una actividad específica. Con frecuencia resulta difícil predecir exactamente cuándo ocurrirá o qué tan intenso será el dolor. El dolor súbito puede darse a lo largo de todo el día, aun cuando recibes las dosificaciones correctas de medicamentos para el dolor persistente.

El tratamiento para el dolor súbito consiste en tomar analgésicos de acción inmediata (aquellos que actúan rápidamente y por un período breve) apenas observas que el dolor irrumpe. Estos medicamentos combaten el episodio de dolor pero permanecen en el cuerpo solo por un breve período, lo que reduce el riesgo de efectos secundarios. Es importante tomar la medicación inmediatamente ya que puede ser difícil controlar el dolor una vez exacerbado. Si sabes que una determinada actividad provoca el dolor súbito, quizás debas tomar una dosis de la medicación por adelantado. Es posible que les lleve un tiempo a ti y a tu médico dar con el medicamento más eficaz y la dosis más adecuada para tratar el dolor súbito.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio