Bochornos

Read this page in English


El bochorno es una sensación repentina e intensa de calor en el rostro y la parte superior del cuerpo. El bochorno puede estar acompañado de latido rápido, sudor, náuseas, mareo, ansiedad, dolor de cabeza, debilidad o una sensación de sofocación seguida de escalofríos. Los bochornos ocurren a causa de un descenso de estrógeno. Cuando las concentraciones de estrógeno descienden o los receptores de estrógeno están bloqueados, los sistemas de control de la temperatura corporal se confunden y producen bochornos.

Los bochornos son síntoma de menopausia. Si estás en tratamiento de cáncer de mama, los bochornos pueden tener mayor intensidad y duración, en especial si la menopausia se indujo por medio de prácticas médicas.

Muchos tratamientos del cáncer de mama pueden ocasionar bochornos:

  • extirpación de ovario o supresión de la función ovárica
  • quimioterapia
  • hormonoterapia:
    • Arimidex (nombre genérico: anastrozol) 
    • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
    • Femara (nombre genérico: letrozol)
    • tamoxifeno
    • Evista (nombre genérico: raloxifeno)
    • Fareston (nombre genérico: toremifeno)
    • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)

Cómo sobrellevar los bochornos

Si tienes bochornos intensos, consulta con tu médico. Si estás realizando terapia hormonal, quizá puedas suspender tu tratamiento por una semana o dos y luego retomarlo con dosis menores, e incrementarlas lentamente. De esta forma, tu cuerpo quizá pueda adaptarse mejor a los cambios.

También puedes tener en cuenta estas recomendaciones para aliviar los bochornos:

  • Evita los desencadenantes de los bochornos como el estrés, los cigarrillos, el alcohol, la cafeína, las pastillas para adelgazar, los alimentos picantes, las comidas o bebidas calientes, las duchas calientes, los saunas y las habitaciones y los climas calurosos.
  • Reduce el contenido de grasa de tu dieta . Con el paso del tiempo, una dieta de bajo contenido de grasa ayuda a algunas personas que tienen bochornos. La pérdida del exceso de peso ayuda, pero perder demasiado peso o estar demasiado delgado pueden empeorar los bochornos.
  • Vístete en capas, de manera que puedas quitarte una tras otra a medida que sientas más calor.
  • No uses telas pesadas o gruesas como lana, sintéticas o seda. Usa telas sueltas y aireadas como algodón, lino y rayón.
  • Mantén agua fría al alcance así puedes beberla para refrescarte. Llena una pequeña conservadora con agua fría para llevarla contigo.
  • Disminuye la temperatura de la habitación bajando el termostato, encendiendo el acondicionador de aire o el ventilador de techo.
  • Duerme con pijamas de algodón o camisón. Si tienes bochornos y transpiras durante la noche, las prendas de noche son más fáciles de cambiar que las sábanas.
  • Usa sábanas de algodón en tu cama. El algodón absorbe el sudor y se seca rápidamente.
  • Toma una ducha fría antes de ir a la cama.
  • Considera la posibilidad de realizar terapias complementarias y psicosomáticas . Las técnicas que pueden ayudarte incluyen: meditación, masajes, yoga y acupuntura.
  • Consulta con tu médico sobre técnicas que te ayuden a dormir durante la noche, si los bochornos te afectan el sueño.
  • Ten paciencia . Tu cuerpo experimenta cambios. Una vez que los cambios tengan lugar, te sentirás más como tú misma nuevamente.

¿Te ayudó este artículo?

No

Entérate de lo que nuestra comunidad está hablando sobre bochornos:

No sé si a vosotras os pasa, pero yo suelo tener uno sobre la 1 ó 2 de la madrugada, luego viene otro a eso de las 5, 6 ó 7 de la madrugada, con lo que ahí ya me suelo quedar despierta. Llevo unas dos semanas que estoy muy cansada, no sé si es por no descansar lo suficiente o por efectos del tamoxifeno.

Visita los foros de discusión para más información
Evergreen-donate
Volver al inicio