Depresión

Read this page in English


La depresión es más que sentirse desanimado o triste por unos días. Las sensaciones de depresión no desaparecen y pueden interferir en la vida cotidiana. Los siguientes pueden ser síntomas de depresión:

  • tristeza
  • pérdida de interés o placer en actividades que solías disfrutar
  • alteración del peso
  • dificultad para dormir o dormir todo el tiempo
  • pérdida de energía
  • sentimiento de desvalorización, desamparo o abatimiento
  • pensamientos de muerte o suicidio

Más de 20 millones de personas por año sufren depresión en los Estados Unidos.

El tratamiento de cáncer de mama puede hacer que te sientas triste, cansada o deprimida. Estas sensaciones son estados complejos, causados e influidos por muchos factores: tu diagnóstico y tratamiento de cáncer, el envejecimiento, cambios hormonales, tus experiencias de vida y tus características genéticas.

La tristeza es una reacción natural frente a la experiencia del cáncer de mama, algo que debes expresar y sobrellevar. Si no te permites sentirte triste y afligida, este pesar no resuelto interferirá en tu bienestar y recuperación. La fatiga, el efecto secundario más común del cáncer de mama, quizá te golpee duro. Tal vez tengas también bochornos y trastornos del sueño. Es posible que te sientas abrumada o incluso debilitada. Todos estos factores pueden hacer que estés deprimida.

Muchos tratamientos de cáncer de mama pueden contribuir a la depresión:

  • quimioterapia
  • hormonoterapia:
    • Arimidex (nombre genérico: anastrozol) 
    • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
    • Femara (nombre genérico: letrozol)
    • tamoxifeno
    • Evista (nombre genérico: raloxifeno)
    • Fareston (nombre genérico: toremifeno)
    • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)
  • extirpación de ovario o supresión de la función ovárica

Algunos medicamentos para el dolor, en especial los opiáceos, pueden causar depresión.

Cómo sobrellevar la depresión

Si piensas que estás deprimida, habla con tu médico. Juntos pueden determinar si lo que sientes es depresión o cansancio extremo. Quizá también puedas hablar con un psicoterapeuta especializado. La terapia quizá te ayude a sentirte apoyada y te permita hablar con tu médico sobre lo que te preocupa. Los medicamentos antidepresivos pueden aliviar las sensaciones de tristeza o ansiedad y ayudarte a que te sientas mejor.

También es importante encontrar la causa de la depresión. Si alguno de los medicamentos que te indicaron para el tratamiento del cáncer de mama contribuye a tu depresión, quizá puedas cambiar a otro medicamento. Si la menopausia precoz contribuye a tu depresión, hay medicamentos disponibles que pueden ayudar.

Se ha comprobado que algunas técnicas de la medicina complementaria y psicosomática ayudan a calmar la ansiedad, el estrés, el temor y la depresión, entre ellas:

Cómo ayudarte a ti misma cuando te sientes deprimida

Si estás deprimida, quizá te sientas agotada, impotente, desvalorizada y abatida. Todos estos pensamientos pueden hacer que sientas ganas de rendirte. Tal vez parezca duro, pero no creas en tus pensamientos negativos y no dejes que estas sensaciones interfieran en tu tratamiento y tu futuro saludable. Si estás abrumada por pensamientos negativos, intenta lo siguiente:

  • Fija objetivos realistas. No esperes que podrás hacer todo lo que hacías.
  • Divide las grandes tareas en muchas pequeñas y haz lo que puedas a medida que puedas.
  • Intenta estar con otras personas al menos una hora por día.
  • Encuentra a alguien con quien hablar y en quien confiar. Este puede ser un amigo, una persona religiosa o un terapeuta.
  • Participa en actividades que te hagan sentir feliz o relajada. Ir al cine, un evento deportivo, tocar música, pintar o trabajar como voluntario para ayudar a otros puede apartar tu mente de los problemas.
  • Sigue una dieta saludable rica en frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas magras. Una buena nutrición puede reforzar tu sistema inmunitario y hacer que tu cuerpo esté tan saludable como sea posible.
  • El ejercicio puede reducir el estrés y ayudar a aliviar la depresión. Intenta caminar 30 minutos por día. Jardinería, tai chi o yoga moderado también pueden funcionar. Si te sientes con ánimo, ve más allá o haz algo más exigente.
  • Recuerda que tu ánimo mejorará gradualmente, no de inmediato. Sentirte mejor lleva tiempo. No te desanimes si no te sientes mejor de inmediato. Intenta encontrar alegría en cualquier logro diario.
  • Quizá desees posponer decisiones importantes hasta que tu depresión haya pasado. Antes de tomar la decisión de cambiar de trabajo, casarte o divorciarte, o mudarte a otra ciudad, habla con personas que te conozcan bien y que tengan una visión objetiva de tu situación.
  • Deja que tu familia y tus amigos te ayuden.
  • Evita las bebidas alcohólicas. El alcohol puede empeorar la depresión. También puede interferir en la acción del medicamento antidepresivo.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio