Dolor

Read this page in English


El dolor es consecuencia de la inflamación o la lesión de nervios o tejidos. El dolor se clasifica en tres tipos generales:

  • El dolor persistente es un dolor continuo que puede variar de leve a intenso.
  • El dolor súbito es el empeoramiento repentino del dolor persistente durante lapsos breves. Este dolor irrumpe "súbitamente" en el alivio que brinda el medicamento para tratar el dolor.
  • El dolor agudo es una sensación de dolor breve, intensa y repentina.

Los tratamientos del cáncer de mama pueden producir dolor en muchas zonas del cuerpo:

Todos los tratamientos del cáncer de mama pueden causar dolor:

  • cirugía
  • quimioterapia
  • terapia de radiación
  • hormonoterapia:
    • Arimidex (nombre genérico: anastrozol) 
    • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
    • Femara (nombre genérico: letrozol)
    • tamoxifeno
    • Evista (nombre genérico: raloxifeno)
    • Fareston (nombre genérico: toremifeno)
    • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)
  • terapias dirigidas:
    • Avastin (nombre genérico: bevacizumab) 
    • Herceptin (nombre genérico: trastuzumab)
    • Tykerb (nombre genérico: lapatinib) 

El dolor puede causar otros efectos secundarios:

Los mismos medicamentos para tratar el dolor pueden causar ciertos tipos de dolor como efecto secundario, entre ellos dolor estomacal, de espalda o articular, o dolor al orinar. Si crees que el dolor que tienes es resultado de algún medicamento para el dolor que estás tomando, consulta con tu médico si es posible cambiar la medicación.

Cómo sobrellevar el dolor

  • Evalúa el dolor con tu médico para encontrar el mejor medicamento para ti y tu situación particular.
  • Toma los medicamentos tal como te los prescribieron.
  • No dejes que el dolor afecte a tu tratamiento . Algunas personas evitan el tratamiento a causa del dolor persistente. Haz que tu médico trate el dolor como lo necesites para poder continuar con los tratamientos.
  • Reduce el dolor súbito cambiando de posición, previniendo la tos y la constipación.
  • Planifica tu tratamiento según el dolor. Si sabes que probablemente sufras dolor al hacer ciertas actividades, planifica tu tratamiento con anticipación.
  • Mantén un diario del dolor para ayudar a tu médico a comprender lo que experimentas y cómo ayudarte a sobrellevarlo.

Se ha comprobado que algunas técnicas de la medicina complementaria y psicosomática ayudan a aliviar el dolor, entre ellas:

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio