Dolor óseo y articular

Read this page in English


El dolor articular y óseo puede ir desde un malestar leve que pasa solo, hasta dolores agudos que requieren medicación. La artritis puede ocasionar dolor óseo y articular. La propagación del cáncer (metástasis) al hueso también causa dolor.

Algunos tratamientos de cáncer de mama pueden causar dolor óseo o articular:

  • quimioterapia
  • hormonoterapia:
    • Arimidex (nombre genérico: anastrozol) 
    • Aromasin (nombre genérico: exemestano)
    • Femara (nombre genérico: letrozol)
    • tamoxifeno
    • Evista (nombre genérico: raloxifeno)
    • Fareston (nombre genérico: toremifeno)
    • Faslodex (nombre genérico: fulvestrant)

Algunos medicamentos, como Feldene (nombre genérico: piroxicam) también pueden causar dolor óseo o articular. Los bifosfonatos, medicamentos que se usan para tratar la osteoporosis, también pueden causar dolor articular. Los bifosfonatos más comunes son Fosamax (nombre genérico: alendronato sódico), Actonel (nombre genérico: risedronato) y Boniva (nombre genérico: ibandronato).

Cómo tratar el dolor óseo o articular

Si tienes dolor óseo o articular, habla con tu médico. Si el dolor óseo se debe a un tratamiento de cáncer específico, quizá puedas cambiar a otro tipo de quimioterapia o terapia hormonal que te cause menos dolor.

Existen medicamentos, como naproxeno e ibuprofeno, que pueden ayudarte a aliviar el dolor óseo y articular.

Está comprobado que algunas técnicas de medicina complementaria y psicosomática pueden aliviar el dolor óseo y articular, entre ellas:

Otros consejos para aliviar el dolor óseo/articular:

  • Compresas calientes o frías o una combinación de ambas pueden aliviar las zonas doloridas. Las compresas de calor pueden ayudar a reducir los espasmos musculares y las compresas de frío pueden contribuir a disminuir la inflamación.
  • Sigue una dieta saludable que incluya suficiente calcio y vitamina D para mantener tus huesos tan fuertes como sea posible.
  • Conserva un peso saludable para aliviar la presión y el esfuerzo en tus articulaciones.
  • Practica deportes con regularidad. El ejercicio mantiene tus huesos fuertes y ayuda a que tus articulaciones permanezcan flexibles.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio