Osteoporosis (pérdida de tejido óseo)

Read this page in English


La osteoporosis ocurre cuando tu masa y densidad óseas están por debajo de lo normal. Si sufres osteoporosis, tienes mayor riesgo de fracturarte un hueso. Los lugares más comunes para la fractura de un hueso son la columna, la muñeca y la cadera, pero cualquier hueso puede quebrarse, ya que la osteoporosis afecta a la mayor parte del esqueleto.

Cualquiera puede sufrir osteoporosis o pérdida de tejido óseo, pero es más frecuente en mujeres mayores. Después de la menopausia, las mujeres tienen menor concentración de estrógeno en el cuerpo y eso puede ser causa de pérdida de tejido óseo. Si el tratamiento de cáncer de mama te ha provocado menopausia precoz, quizá tengas riesgo de tener osteoporosis o pérdida de tejido óseo a una edad más temprana.

Los factores de riesgo de osteoporosis y pérdida ósea son los siguientes:

  • envejecimiento
  • ser pequeña y delgada
  • antecedentes familiares de osteoporosis
  • tener baja masa ósea (osteopenia)

Algunos tratamientos del cáncer de mama pueden contribuir a la osteoporosis y pérdida ósea:

  • quimioterapia
  • Arimidex (nombre genérico: anastrozol), una hormonoterapia
  • Aromasin (nombre genérico: exemestano), una hormonoterapia
  • Femara (nombre genérico: letrozol), una hormonoterapia
  • supresión de la función ovárica mediante medicamentos o extirpación quirúrgica de los ovarios

Cómo tratar la osteoporosis o pérdida ósea

Una densitometría * (una exploración radiográfica de los huesos) mide la densidad ósea. Si tienes antecedentes familiares de osteoporosis o estás bajo algún tratamiento que contribuya a la pérdida ósea, habla con tu médico acerca de la densitometría para obtener una medición de referencia de tu densidad ósea. Si es menor que el valor normal o disminuye durante el tratamiento, existen medicamentos llamados bifosfonatos que puedes tomar para fortalecer tus huesos. Existen tres bifosfonatos diferentes aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos para prevenir y tratar la osteoporosis:

  • Fosamax (nombre genérico: alendronato sódico)
  • Actonel (nombre genérico: risedronato)
  • Boniva (nombre genérico: ibandronato)

Fosamax y Actonel están disponibles en forma de dosis diarias o semanales. Boniva puede tomarse una vez por mes o inyectarse cada tres meses. Juntos, tú y tu médico pueden decidir si alguno de estos medicamentos es adecuado para ti.

También puedes realizar ciertos cambios en tu estilo de vida para mantener tus huesos tan fuertes como sea posible:

Consume suficiente calcio. Las personas mayores de 50 deben consumir 1.200 miligramos diarios de calcio. Incorpora a tu dieta alimentos ricos en calcio:

  • productos lácteos como la leche descremada, el yogur y el queso
  • jugo de naranja fortificado con calcio
  • vegetales de hoja verde como brócoli, espinaca, berza y col china
  • tofu
  • almendras
  • cereales fortificados con vitaminas

También puedes tomar un suplemento de calcio.

Consume suficiente vitamina D. La vitamina D ayuda a tu cuerpo a absorber calcio. Tu cuerpo produce vitamina D cuando te expones al sol, pero si pasas la mayor parte del tiempo en interiores o vives en zonas donde la luz solar es limitada, incorpora a tu dieta alimentos ricos en vitamina D:

  • leche fortificada con vitamina D
  • arenque, salmón y atún
  • cereales fortificados con vitaminas

También puedes tomar un suplemento polivitamínico.

Realiza ejercicios con pesas. El ejercicio fortalece tus huesos y músculos y ayuda a reducir la pérdida ósea. Realiza ejercicio con pesas de tres a cuatro veces por semana para obtener el mayor beneficio para tu salud ósea:

  • caminar
  • trotar
  • jugar tenis, ráquetbol o squash
  • bailar
  • levantar pesas

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio