Pérdida del deseo sexual

Read this page in English


El deseo sexual es el impulso de tener relaciones sexuales o íntimas con alguien: tu libido o apetito sexual. Durante el tratamiento del cáncer de mama, posiblemente sientas una disminución de tu deseo sexual. Esto les sucede a muchas mujeres y es bastante comprensible. La ansiedad y el vértigo emocional que puede traer aparejados el diagnóstico de cáncer de mama, además del estrés y la fatiga que suele ocasionar el tratamiento, pueden hacer que el sexo sea lo último en que pienses.

Muchos tratamientos de cáncer de mama pueden tener efectos secundarios que contribuyen a disminuir la libido, entre ellos:

Algunos medicamentos para aliviar el dolor también pueden contribuir a atenuar la libido.

Cómo sobrellevar la pérdida del deseo sexual

  • Habla con tu pareja sobre tus sentimientos. Es importante compartir tus pensamientos y preocupaciones para que tu pareja no se sienta culpable.
  • Prueba nuevas posiciones si las relaciones sexuales son dolorosas. Una nueva posición sexual puede hacer que el sexo sea más placentero. Si te sientes incómoda con el contacto en tus senos, diferentes posiciones pueden ayudarte a apartar la atención de la zona de las mamas.
  • Usa lubricantes íntimos a base de agua para lograr que la penetración sea más placentera. Consulta más recomendaciones para aliviar la sequedad vaginal.
  • Practica sin pareja. Pasa un tiempo a solas para encontrar los lugares donde te gusta que te toquen y lo que te resulta más cómodo hacer.
  • Enriquece tu vida sexual con cosas en las que quizá antes no habías pensado, como juguetes sexuales o mirar una película erótica con tu pareja.
  • Usa un dilatador vaginal para ensanchar lentamente la vagina con el tiempo. Puedes consultar a tu médico dónde conseguirlo y cómo utilizarlo.
  • Considera la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo para encontrar a otras personas que compartan tus sentimientos.
  • Haz cosas que te levanten el ánimo y la seguridad en ti misma. Haz cosas que te hagan sentir atractiva, sexy y deseable. Tal vez podría funcionar ir a la manicura o a un maquillador profesional. O quizá, zapatos nuevos y un tratamiento facial. O a lo mejor, leer tu libro predilecto o salir con tu gente preferida. Sentirte bien contigo misma es un paso hacia la recuperación de tu deseo sexual.
  • Haz ejercicio. La actividad física produce endorfinas, que contribuyen a tu sensación de bienestar general y pueden mejorar tu vida sexual.
  • Cómo tratar otros efectos secundarios que contribuyen a la pérdida de deseo sexual. Consulta las recomendaciones para aliviar las náuseas, la depresión, las alteraciones del peso, la fatiga y los síntomas menopáusicos.
  • Consulta con tu médico si algún otro medicamento de los que tomas puede disminuir tu deseo sexual. Algunos antidepresivos y medicamentos antieméticos pueden atenuar tu libido. Quizá puedas cambiarlos por otros medicamentos que no afecten a tu libido.

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio