Presión arterial baja (hipotensión)

Read this page in English


La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes arteriales en cada latido del corazón. Con cada latido (o contracción del corazón), se irriga sangre a las arterias. La presión arterial llega al máximo valor cuando el corazón late y al mínimo cuando descansa entre latidos. La lectura de la presión arterial se representa con dos números, que se leen uno sobre el otro. El número superior (la presión sistólica) mide la presión arterial cuando late el corazón. El número inferior (la presión diastólica) mide la presión arterial entre latidos. Un valor normal de presión arterial es de 120/80 o ligeramente inferior. Si tienes un valor de presión arterial de 90/60 o menor, se considera presión arterial baja (también denominada hipotensión).

Los siguientes son síntomas de presión arterial baja:

  • debilidad
  • fatiga
  • somnolencia
  • sensación de debilidad
  • sudor
  • náuseas
  • palpitaciones (si la presión arterial baja es consecuencia de una afección cardíaca)
  • fiebre o escalofríos (si la presión arterial baja es consecuencia de una infección)

Los siguientes tratamientos del cáncer de mama pueden causar presión arterial baja:

  • quimioterapia
  • Herceptin (nombre genérico: trastuzumab), una terapia dirigida

Otros efectos secundarios del tratamiento del cáncer de mama pueden causar presión arterial baja:

Cómo controlar la presión arterial baja

  • Muévete lentamente. Haz una pequeña pausa entre estar acostada, sentarte e incorporarte.
  • Evita el calor. Esto incluye los baños o las duchas calientes: la presión arterial puede bajar aún más.
  • No bebas alcohol. El alcohol puede contribuir a bajar la presión arterial.
  • Conoce tus medicamentos. Consulta a tu médico si alguno de los medicamentos que tomas puede afectar a tu presión arterial.
  • Sigue una dieta saludable rica en frutas, vegetales y cereales integrales. Tu médico quizá también te sugiera agregar más sal a tu dieta para aumentar la presión arterial.
  • Bebe abundante agua para evitar la deshidratación.
  • Infórmale a tu médico si tienes presión arterial baja y antecedentes de diabetes, afecciones hepáticas, renales o cardíacas.

Consulta con tu médico de inmediato si experimentas cualquiera de las siguientes afecciones asociadas a la presión arterial baja:

  • dolor u opresión en el pecho
  • disnea
  • dolor de cabeza intenso
  • dificultad para hablar
  • debilidad en uno de los lados de tu cuerpo
  • inflamación en los labios o la garganta
  • fiebre de 100,5 ºF (38 ºC), escalofríos o dolor de garganta
  • desvanecimientos
  • palpitaciones
  • heces coloreadas o muy oscuras
  • sarpullido

¿Te ayudó este artículo?

No
C2a
C2b
Evergreen-donate
Volver al inicio