Sequedad de piel

Read this page in English


La sequedad de piel puede causar incomodidad y picazón.

Varios tratamientos del cáncer de mama pueden causar sequedad y descamación de piel:

  • quimioterapia
  • terapia de radiación
  • hormonoterapia

A menudo, la sequedad de piel durará lo que el tratamiento y luego desaparecerá gradualmente una vez que este concluya.

Cómo tratar la sequedad de piel

Si tienes sequedad grave de piel, con grietas que sangran y se inflaman, habla con tu médico de inmediato. Existen medicamentos que pueden controlar cualquier infección y aliviar la picazón y el enrojecimiento.

Recomendaciones para aliviar la sequedad de piel:

  • Aplícate loción hidratante varias veces por día, en especial inmediatamente después de bañarte o lavarte las manos. También puedes usar algún aceite, como aceite para bebé, mientras tengas la piel húmeda después de bañarte o ducharte. El aceite permanece por más tiempo que la crema y ayuda a evitar la evaporación de agua de la superficie de la piel.
  • Aplica protector solar de FPS 15 o mayor en todas las áreas expuestas al sol (rostro, orejas, manos y nuca) antes de salir al aire libre.
  • Usa agua tibia en lugar de caliente para bañarte o ducharte. Restringe el tiempo del baño o la ducha a 15 minutos o menos.
  • Evita los jabones agresivos y astringentes. Usa cremas de limpieza o geles de baño o de ducha con humectantes agregados. Escoge jabones suaves que tengan aceites o materia grasa agregados. Evita usar jabones desodorantes y antibacterianos, ya que son particularmente agresivos.
  • Sécate la piel presionando con suavidad después de bañarte. Si con una toalla áspera te frotas la piel mientras aún está húmeda puedes empeorar la irritación.
  • Usa un humidificador, en especial si vives en clima frío y usas bastante la caldera. El aire interior caliente y seco puede secar tu piel y empeorar la picazón y la descamación. No olvides mantener el humidificador limpio para evitar bacterias y hongos.
  • Escoge telas naturales que dejen pasar el aire. El algodón y la seda son buenas opciones. Evita la lana, que puede irritar la piel sensible.
  • Usa detergentes sin tintes ni perfumes.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio