Trastornos auditivos

Read this page in English


Los trastornos auditivos pueden consistir en pérdida de la audición y zumbido en los oídos (tinnitus o acúfeno). Los trastornos auditivos pueden aparecer natural y gradualmente a medida que envejeces, pero también pueden ser un efecto secundario de algunos tratamientos del cáncer de mama.

Indicios que pueden indicar un trastorno auditivo:

  • Escuchar sonidos (tintineo, zumbido, siseo o soplido) cuando no existen sonidos externos. Los ruidos pueden variar de tono o pasar de un oído a otro.
  • Los sonidos son lo suficientemente potentes como para afectar a tu concentración, o bien amortiguar o distorsionar los ruidos circundantes.
  • Tener problemas para seguir una conversación, mirar televisión o conciliar el sueño, debido a los sonidos.

La quimioterapia para tratar el cáncer de mama puede ocasionar trastornos auditivos.

En pocos casos, los trastornos auditivos pueden resultar permanentes, pero por lo general desaparecen una vez finalizada la quimioterapia. No dejes de decirle a tu médico sobre cualquier cambio auditivo que tengas. Quizá puedas recibir una dosis menor de quimioterapia.

Otros medicamentos para el dolor, antibióticos y antieméticos pueden ocasionar trastornos auditivos. Si tienes la sospecha de que tus trastornos auditivos se deben a los medicamentos que estás tomando junto con los tratamientos del cáncer de mama, consulta con tu médico sobre la posibilidad de cambiar de medicación.

Cómo sobrellevar los trastornos auditivos

Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a sobrellevar los trastornos auditivos:

  • Cambia la posición de la cabeza si escuchas sonidos internos molestos. Inclinar tu cabeza de un lado a otro posiblemente detenga los ruidos.
  • Diles a tus amigos y familiares acerca de tus problemas y pídeles que hablen lenta y claramente. Pídeles que no griten; los gritos pueden ser aún más perjudiciales para tus oídos.
  • Evita el estrés y la ansiedad ya que pueden empeorar el acúfeno. Lee las recomendaciones para controlar la ansiedad.
  • Mantente alejada de los ruidos fuertes.
  • Mantente hidratada. La deshidratación puede contribuir al acúfeno.
  • Descansa el tiempo necesario. El cansancio puede empeorar el acúfeno. Enciende un ventilador, pon música suave o una estática de radio suave para enmascarar el ruido en tu oído cuando intentas dormir.
  • Mantén tu presión arterial en un nivel saludable. La presión arterial elevada puede empeorar los problemas auditivos.
  • Evita el alcohol, la nicotina y la cafeína: pueden empeorar tus síntomas.
  • Llama de inmediato a tu médico, si:
    • manifiestas dolor auditivo intenso
    • comienzas con vómitos
    • pierdes por completo la visión o el oído
    • pierdes el conocimiento a causa de los mareos
    • tienes fiebre de 100,5 ºF (38 ºC) o más

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio