¿Quiénes pueden participar en un estudio clínico?

Read this page in English


Dado que los investigadores deben garantizar que cualquier resultado de un estudio clínico sea la consecuencia del nuevo tratamiento o procedimiento y no solo casualidad, las personas que pueden participar en el estudio se limitan a un grupo de características muy específicas. Por ejemplo, un estudio que compara la eficacia de un inhibidor de la aromatasa con la del tamoxifeno podría orientarse a participantes que tengan las siguientes características:

  • mujeres postmenopáusicas
  • mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos en estadio temprano
  • haberse sometido a cirugía para extirpar el cáncer
  • haber hecho o no tratamiento de quimioterapia
  • no haberse tratado con tamoxifeno ni otra hormonoterapia

Una persona debe cumplir con TODOS los requisitos que se exijan para participar en el estudio. Parte del proceso implica la inscripción de pacientes que sean similares en determinados aspectos. Por ejemplo, es posible que un estudio esté diseñado para responder preguntas acerca del tratamiento de pacientes que tengan cáncer de mama en un estadio particular o que ya hayan recibido cierto tipo de quimioterapia. A fin de que los resultados sean coherentes al final del estudio, se inscribirá únicamente a los pacientes que satisfagan estos requisitos.

Otro aspecto que se tiene en cuenta es la seguridad del paciente. Es posible que un nuevo medicamento sea seguro, por ejemplo, solo en personas que tengan funciones hepáticas o renales normales. Por lo tanto, no se aceptaría en el estudio a personas que presentaran trastornos en los riñones o el hígado. Sin embargo, todavía queda gran cantidad de personas que sí cumplen con los requisitos para participar en los estudios clínicos.

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, la razón principal de que no se lleven a cabo estudios clínicos es la falta de personas que participen. Se estima que menos del 5 % de los adultos diagnosticados con cáncer participaría en un estudio clínico.

Mucha personas dicen que no sabían que cumplían con los requisitos para ser parte de un estudio clínico. Otras personas no están dispuestas a ser objeto de estudio o les preocupa que el nuevo tratamiento sea nocivo para ellas. La incertidumbre en cuanto al resultado de un estudio puede dificultar la decisión de participar. En casos aislados, el tratamiento o procedimiento analizado causó daños a los pacientes que participaron voluntariamente en un estudio clínico. Al mismo tiempo, cientos de miles de personas han recibido ayuda y están vivas gracias a que otras personas decidieron participar en un estudio que dio como resultado la aprobación de un nuevo tratamiento. Si bien los estudios clínicos son importantes, la decisión de participar en uno de ellos es muy personal y depende de la situación específica de cada paciente. Al igual que en cualquier tratamiento para el cáncer de mama, debes analizar con tu médico los beneficios y los riesgos y decidir qué es lo mejor para ti.

¿Te ayudó este artículo?

No
Evergreen-donate
Volver al inicio