Evaluación y diagnóstico del linfedema

Mientras te recuperas del tratamiento del cáncer de mama, se recomienda tener consultas regulares con un terapeuta para el linfedema con experiencia, idealmente, una vez cada tantos meses. (Para obtener orientación sobre cómo encontrar un profesional en linfedema con experiencia, consulta Cómo buscar un terapeuta para el linfedema).

Sin embargo, puede ser que descubras que no es posible tener consultas regulares por una variedad de motivos, por ejemplo: debido al costo, la cobertura limitada del seguro o la falta de acceso fácil a un terapeuta para el linfedema. Y si solo te extirparon un par de ganglios linfáticos y no tienes ningún otro factor de riesgo de linfedema, quizá simplemente decidas que no quieres apartar tiempo para consultas regulares al terapeuta. Aunque sea, haz una consulta inicial con un terapeuta para el linfedema para que conozca tu situación.

Incluso si no tuviste una consulta inicial, siempre debes buscar un terapeuta para el linfedema de inmediato si tienes algún síntoma, independientemente de si es leve o de corta duración. El linfedema puede aparecer muchos años después de terminar el tratamiento y te puede afectar incluso si presentas bajo riesgo.

En esta sección, puedes obtener más información sobre qué puedes esperar durante una evaluación del linfedema, los análisis que quizá debas hacerte y la forma en que se diagnostica el linfedema.


Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio