Cómo reducir el riesgo de linfedema e inflamación: lo que tienes que evitar

Para proteger la piel:

  • No te hagas manicuras que corten o presionen demasiado la piel que rodea las uñas. Trabaja con una manicura que conozca tus antecedentes médicos y les dé a tus manos un cuidado especial. Si estás considerando un salón de manicura en particular, investiga. Pregunta para averiguar si alguna vez hubo informes de prácticas antihigiénicas o si algún cliente tuvo infecciones bacterianas, víricas o por hongos. Las uñas postizas pueden convertirse en sitios de infección si no se las ajusta ni se las mantiene adecuadamente.
  • No permitas que te perforen o te apliquen presión en la piel del brazo o la mano en riesgo por ninguna razón: por ejemplo, inyecciones, extracciones de sangre, líneas intravenosas, vacunas o mediciones de la presión arterial. Es tu responsabilidad recordarles esto a los médicos y al personal de enfermería en cada consulta. Quizá quieras invertir en un brazalete de alerta médica de linfedema que puedes usar en el brazo afectado. Estos brazaletes se pueden comprar a través de la National Lymphedema Network (NLN) (en inglés). Otra opción es una G-sleeve (en inglés), una prenda flexible que se usa en el antebrazo y que tiene la leyenda “no blood draws, no blood pressure, no IVs” (no extraer sangre, ni tomar la presión arterial, ni insertar una línea intravenosa). Puedes ponértela antes de las consultas con el médico o usarla en todo momento durante una hospitalización. Si tuviste cáncer en las dos mamas y disecciones de los ganglios linfáticos en las axilas, pregunta si te pueden hacer las extracciones de sangre y las mediciones de la presión arterial en otra parte del cuerpo.

Para proteger el brazo y la mano del uso en exceso, traumatismos o mucha presión:

  • Evita darte baños o duchas muy calientes y sumergir el brazo y la parte superior del cuerpo en bañeras de hidromasajes o baños de vapor. Si quieres usar una bañera de hidromasajes, mantén el brazo afectado fuera del agua y limita la exposición a 15 minutos o menos.
  • No apliques almohadillas térmicas o compresas calientes en el brazo, el cuello, el hombro o la espalda del lado afectado. Además, ten cuidado con otros tratamientos que producen calor administrados por fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales o masajistas, como una ecografía, un hidromasaje, la fluidoterapia (que combina temperaturas altas y masajes) o un masaje de tejido profundo. El calor y los masajes enérgicos envían líquido adicional hacia esa parte del cuerpo.
  • Evita cargar objetos pesados o bolsos con el brazo en riesgo, en especial con el brazo colgando, por lo menos al principio. A medida que desarrolles fuerza en el brazo, podrás volver a cargar objetos más pesados.
  • Evita usar relojes, brazaletes o anillos apretados en la mano o el brazo afectados.
  • Evita usar ropa con mangas ajustadas o que limite el movimiento.
  • Evita hacer ejercicios que impliquen mucha presión para el brazo, como flexiones, la posición del perro boca abajo en yoga, levantamiento de pesas o boliche, hasta que el terapeuta y tú determinen lo que puede aguantar el brazo y la forma en que desarrollarás fuerza.

Read this page in English

Springappeal17 miniad sp1
Volver al inicio